ETIKA E

Discípulos de los Apóstoles de los Últimos Tiempos D.A.U.T.

www.etika.com
20-1-2000

0T19

Los acontecimientos precedentes al Juicio Final o Fin del Mundo

Padre J. J. Arteaga

Recopilación por la Secretaría General de los D.A.U.T. de algunas de las más importantes Homilías pronunciadas por el Rvdo. Padre J. J. Arteaga en los cenáculos del Movimiento Sacerdotal Mariano en Madrid.
Breve resumen sobre los
acontecimientos precedentes al Juicio Final o Fin del Mundo

(12-06-91)

Queridos hermanos: Continuamos en este último cenáculo que cierra el curso académico, dando alguna pincelada más sobre el tema: apostasía, tribulación, parusía del Señor, milenio y juicio universal, que vengo desarrollando en estos últimos Cenáculos.

Las revelaciones de Paray-le-Monial y de Fátima nos preparan en la vía del Corazón, mediante la Consagración al Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María, para los grandes acontecimientos que están ya a las puertas, aunque el día, el mes y el año permanecen siempre en el secreto de Dios.

En la línea de la mente los mensajes de la Virgen a don Gobbi, y de Jesús a María Valtorta "su pequeño Juan", iluminan los difíciles tiempos que estamos viviendo.

El Apocalipsis con un lenguaje alusivo, propio de los profetas, nos hace comprender lo esencial, sin decir todo explícitamente, para dejar espacio abundante a la meditación, al estudio, a la oración para obtener luz de lo alto y acertar.

Los negligentes no tendrán excusa.

También a ellos se les ofrece la verdad, pero no saben aferrarla por su culpable superficialidad y presunción.

Son inteligentes, según dicen, y siguen el método científico, que no desbarra un milímetro... Para ellos un estilo de este tipo no tiene ningún valor... ¡Se arrepentirán!

Todo lo quieren ver y saber, antes de creer. En cambio Dios quiere que nos fiemos de su palabra y de su bondad; quiere que estemos siempre atentos a todo lo que Él dice, uniendo una cosa con la otra; y del conjunto, brotará el verdadero significado, y a la hora justa; bajo el influjo de la gracia y la moción del Espíritu Santo todo quedará claro como está sucediendo ahora, mediante las numerosas "VOCES" proféticas; que Dios nos hace llegar, como sabéis.

Pero para ellos son sólo piadosas creencias, que siempre surgen en torno a importantes acontecimientos o en momentos de inestabilidad social o telúrica.

Cuando despierten y comiencen a comprender que eran muy serios y urgentes avisos del cielo, será demasiado tarde.

Miriana, una de las videntes de Medjugorje, que ya conoce los diez secretos revelados por la Virgen, recalca la urgencia de la conversión porque en cuanto empiecen los acontecimientos no habrá más tiempo para convertirse, aunque siempre en Dios la justicia y la misericordia se besan y abrazan.

Y hecha esta observación, aunque me consta que todos vosotros la tenéis muy en cuenta; sigamos escuchando a María Valtorta.

El Capítulo 12 del Apcalipsis se abre con la portentosa visión de la Mujer y el Dragón Rojo. Es el punto culminante del Apocalipsis, pues el cap. 12 es central en este libro sagrado.

María Valtorta en sus escritos ilumina el sentido que actualmente tiene el cap. 12.

En ellos se nos dice que María será la precursora de Jesús en su segunda venida, como Juan Bautista lo fue en su primera. Escuchemos cómo se expresa en sus "Lecciones sobre la epístola de San Pablo a los Romanos" (06-01-48) (son 48 lecciones).

Estas lecciones aparacen dictadas por el Espíritu Santo, ya que es el propio Espíritu Santo el que así lo asegura, y María Valtorta corrobora que no se arroga en ellas otra participación que la de mero amanuense.

En los párrafos que voy a citar habla de la ira de Dios ante la impiedad de los hombres de hoy, que es igual o peor que la descrita por San Pablo para los hombres de su tiempo (ver Rom. 1, 18-32).

En efecto, el Espíritu Santo advierte que cuando un pueblo cae en la impiedad y en la injusticia - y la impiedad mayor, la más grande injusticia, es ofender a Dios, hacer chacota de la Religión, atacarla, apagarla en las mentes y desobedecerla consciente y premeditadamente en todos sus preceptos - entonces es cuando la ira de Dios se manifiesta desde el Cielo.

La verdadera e inmutable ira de Dios será retirarse y no actuar hasta el momento en que un rayo de su Voluntad ordene a sus ángeles abrir los siete sellos (Ap. 6), haga sonar las cuatro trompetas (Ap. 8, 6-11), dé suelta al águila de los tres ayes (Ap. 8, 13) y después ¡horror! ordene el toque de la 5a trompeta (Ap. 9, 1-12) y el Judas de los últimos tiempos abra el pozo del abismo (Ap. 9, 1-12) y haga salir de él lo que el hombre habrá querido más que a Dios".

Después continua el Espíritu Santo dictándole:

"¿Cuándo? ¿Cuándo? ¿Es ésta ya esa hora o estáis para entrar en ella? (era el 6 de enero de 1948). Temed. Os lo estáis preguntando... pero no os arrepentís. No se os dirá cuando..."

Pero le da esta señal:

"Entonces, cual astro de paz sobre el horror y el terror de las encrespadas olas - toda la Tierra agitada como mar tempestuoso y los hombres cual náufragos en medio de la galerna, todos menos los siervos de Dios acogidos en la barca de Pedro, fieles al Marinero Santo - (uno de los tres puntos fundamentales del M.S.M.), entonces despuntará la aurora de la Estrella del Mar, precursora de la Estrella matutina (Jesús) en el surgir de su última aparición (Apocalipsis 2,28; 22, 16).

... Mirad allá al oriente de los tiempos... Por entre las sombras cada vez más densas y malditas que cubren la tierra, clarea un alba que más dulce no cabe. Es el tiempo de María que surge. La postrer misericordia que nuestro Amor ideó para vosotros. Dilatada será la andadura de su camino".

- En efecto, María Valtorta se coloca en 1948, que es cuando el Espíritu le dicta lo que escribe, a medio camino entre el pasado y el futuro. Por eso dice:

"Mirad allá al Oriente de los tiempos... de la "Era de María" que según piensan muchos comenzó en 1830 con las apariciones de la llamada Medalla Milagrosa, que para mí es una clara profecía del fin de los tiempos, como ya os señalé."

Y luego dice: "dilatada será la andadura de su camino": La Milagrosa, La Salette, Lourdes, Fátima, Garabandal, Akita, Medjugorje y un etc. muy grande, son jalones de luz y esperanza.

Y continúa hablando el Espíritu:

"Obstaculizada por su eterno enemigo que, por más que sea vencido no es por eso menos obstinado en molestarla y combatirla.

Él embota las inteligencias de los hombres para que no conozcan a María, apaga su fe en Ella, produce tinieblas y lanza fango".

- A la vista está esta sorda lucha del adversario de la Mujer del Apocalipsis. En muchos seminarios la Mariología es un pequeño apéndice de la Teología sin mayor transcendencia.

Un seminarista me escribía que un profesor enseñaba que el culto a la Virgen no era otra cosa que la cristianización del eterno femenino: del culto a Venus, Astarté, Cibeles, Isis y divinidades femeninas páganas de todas las religiones. En esas estamos.

"Mas, la Estrella del Mar está muy por encima de las olas contaminadas sobre las que pasará por alto sin que el fango manche la orla de su vestido".

- Ahí está la infame película "Dios te salve María" y las blasfemias de "Els Joglars, La Trinca" y comparsa.

"Bajará tan sólo, rauda como un arcángel, a escribir su sigla junto al signo Tau, sobre la frente de los fieles, de los salvados para el Reino eterno.

Y al contacto de la mano de la Madre de la Vida, de la fuente de la salud penetrarán la fortaleza y la paz en sus espíritus".

- Maravillosa profecía que se está cumpliendo en nuestros días donde en muchos lugares de apariciones marianas la Madre marca las frentes de los fieles cristianos con la Tau que es la última letra del alfabeto hebreo, que es la Cruz de Cristo, (recuerden el "Te igitur" con que comenzaba el antiguo canon de la Misa) y con la M, anagrama o sigla de María ¡La Madre! ¿Y no son la Cruz y la M, coronadas en exego por las doce estrellas y los Corazones de Jesús y María lo que el reverso de la Medalla Milagrosa anunciaron para el final de los tiempos?.

¿Y no es precisamente el Papa actual, tan mariano, "Totus tuus", el primer signado, lo que se refleja en su escudo papal?.

¿Y no es este Papa el del final de los tiempos, como anunció en Garabandal una pobre niña semianalfabeta que no sabía distinguir entre "final de los tiempos" y "fin del mundo"?:

"Yo oí decir a la Virgen: "Y después de Juan XXIII vendrán tres Papas y el último será el del fin de los tiempos", no se cansaba de repetir."

En lo que vengo diciendo en los Cenáculos de este año, creo que todos podéis comprender mejor las "Voces" proféticas que se escuchan por doquier.

Y por eso María Valtorta, o mejor el Espíritu Santo puede recomendarnos:

"Bendecid a Dios, que concedió a la Estrella purísima emprender su camino para atraeros a Dios con la dulzura de su amor, salvadora, compasiva, estrema (quiere decir: último recurso) que compensa a los espíritus buenos del cada vez más profundo alejamiento de Dios, disgustado por las culpas de los hombres".

Y ya nos dijo que este alejamiento de Dios, este dejarnos a nosotros mismos es la verdadera e inmutable ira de Dios.

Y a continuación pone come ejemplo lo que sucedió en tiempo de los Macabeos con Antico Epiofanes (tipo y figura de la manifestación (Epifanes) del Anticristo) cuando muchos "jefes de Israel", "hijos de la iniquidad", se sometieron a las "naciones vecinas" hasta el punto de adoptar sus mismas perversas costumbres, "vendiéndose para hacer el mal"; el santuario quedó desolado como un desierto; las solemnes festividades trocáronse en luto; los sábados en abyección y toda su gloria aniquilada.

Y no sólo ésto, sino que fue aceptado "el culto de los ídolos"...

"Estableced comparaciones, meditad y escoged" ... termina diciendo en su dictado el Espíritu Santo.

Recuerdo que cuando murió Franco, la lectura continuada de la Misa era precisamente sobre este texto de los Macabeos, y las comparaciones me venían sin esfuerzo: "No somos Europa", se repetía sin cesar, "hay que adaptarnos a las naciones Europeas progresistas" (a sus perversas leyes: divorcio, aborto, eutanasia); a adorar a sus ídolos (el becerro de oro, los rokeros, el satanismo) y así las Iglesias y Seminarios y las casas Religiosas han quedado vacías o diezmadas; las solemnes festividades del Corpus, San Pedro y San Pablo, San José etc. etc. han quedado suprimidas y sujetas a la danza de los caprichos o intereses autonómicos; el domingo en abyección y aniquilado por el día de la bicicleta, las competiciones deportivas mañana y tarde y el largo fin de samana: la Iglesia es el automóvil.

Todo esto se nos vino encima.

¡María es la aurora que anuncia el Sol, que es Jesús, el Señor!

Sol que hoy está eclipsado por tantos errores y tanta apostasía.

No es de extrañar que la divisa (signo de los Papas) que le correspondió al Papa actual sea la de "Labore Solis", que significa el eclipse del Sol, y que él en sus continuos viajes trate de hacer que vuelva a brillar en todo su esplendor en las almas, en los pueblos y en la Iglesia misma.

Pero después de Ella aparecerá también Jesús, todavía no como Rey glorioso y potente, como acontecerá en su Parusía para el gran juicio de separación entre los fieles y los apóstatas, sino como MAESTRO para las últimas lecciones de perfeccionamiento, dirigidas sólo a sus fieles, reunidos en vastos grupos (cenáculos).

Jesús habla con frecuencia de ello en sus dictados.

Y así el 16-08-43 dice:

"Mi reino es de esta tierra en el sentido que se da al reinar sobre la Tierra.

Con todo el Reino de la Tierra, por cuanto Yo reinaré sobre ella. Reino manifiesto y verdadero no sólo espiritual cual lo es ahora y de pocos.

Llegará la hora en que seré Rey único y verdadero de esta tierra que adquirí con mi Sangre y de la que fui constituido Rey por el Padre con poder absoluto sobre ella" (Salmo 2)

- Está clara la alusión al milenio, a la Tierra no Tierra, de la qual habló en otro lugar.

Y continúa diciendo:

"¿Cuándo vendré? ¿Qué es la hora respecto a la eternidad? Y ¿qué te puede importar a ti la hora cuando te has de encontrar en la eternidad? (moriría en 1961). Vendré. No tendré nueva carne, por cuanto la tengo ya perfecta. Evangelizaré, no como evangelicé, sino con nueva fuerza, porque entonces los buenos serán, no humanamente buenos como lo eran mis discípulos de mi primera venida, sino que serán espiritualmente buenos (bautizados, cristianos), y los malos serán espiritualmente malos, satánicamente malos, perfectamente malos (en cuanto serán apostatas, rebeldes como Satanás).

Por lo que la forma en que evangelizaré estará en consonancia con las circunstancias, ya que si emplease la forma de hace 20 siglos (luego será en nuestro tiempo) resultaría superada para los perfectos en el bien (a los que saben álgebra no se les puede empezar a enseñar las cuatro operaciones), y sería dar ocasión a los satánicos de inferir ofensa (como fracasado) que no está consentido inferir al Verbo glorificado".

Sigue diciendo Jesús que arrastrará a los bien dispuestos hacia la Luz sirviéndose como una red de tupida malla, y a los muertos en el espíritu los abandonará en el fango y acabarán descomponiéndose en conjunción con el mal y las tinieblas. (Son los que serán pasto de los buitres y aves de rapiña en la Parusía).

"Por ahora preparo el tiempo futuro valiéndome de la Palabra que baja de los cielos (mensajes de su Madre a sus siervos) para iluminar a las almas dispuestas a recibirla.

Hago de vosotros radiotelefonistas atentos a oir la enseñanza que es perfecta y ya tenía dada y que no modifico, por cuanto LA VERDAD ES UNA",

si bien ha sido olvidada o desfigurada; olvidada y desfigurada en demasía porque les venía cómodo olvidarla y desfigurarla.

- El 29 Viernes Santo y el 30 Sábado Santo, marzo 1991, escribía en "El Pais" Ignacio Carrión:

"Si el nuevo diccionario de Teología fundamental de próxima aparición en el supermercado terrestre, no incluye el término "infierno", ¿hemos de entender que, lógicamente, tampoco se mencionará la existencia del cielo en ediciones posteriores?.

El diccionario consta de un millar y medio de páginas y 22 voces que fueron seleccionadas por un centenar de eminentes teólogos de todo el mundo, bajo la dirección de la Universidad Gregoriana de Roma.

Pues bien, estos expertos de máxima solvencia pasan por alto el horror de las calderas de Pedro Botero, dando a entender con su omisión que se trata de un cuento chino para asustar a niños y agonizantes.

El infierno no existe, señoras y señores, lo cual significa que si la gran finca del sufrimiento inacabable no figura ya en el catastro del más allá, ¿qué sentido tiene tener al señorito Lucifer o a los jornaleros caidos en su incandescente nómina?.

Esto es una buena noticia..."

Y sigue el articulista haciendo chacota de esta verdad revelada, y ratificada y recordada por la Virgen en Fátima, y termina así:

"Pues nada, señoras y señores: la Universidad Gregoriana se muestra partidaria al fin de abolir la pena de muerte (precisamente lo que San Juan en el Apocalipsis llama "la segunda muerte" ¡la más terrible!). Ya podemos vivir sin la angustia del certificado de penales".

Y Jesús termina su dictado diciendo:

"Hago esto (esta nueva evangelización) porque tengo compasión de la humanidad, que muere sin el pan del espíritu.

Como me di en pan para vuestra alma, así ahora (en este final de los tiempos) ofrezco mi Palabra en pan para vuestro espíritu.

Y repito: Bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica."

Pero después Jesús vendrá como Rey para arrebatar a los suyos, a los dignos de poseer la Ciudad del Cielo, el Reino de Dios (¡parusíaco!)

Digno de leerse entero el dictado del 11-12-43 en su comentario al profeta Zacarías.

Entresarco sólo este párrafo muy significativo para no alargarme. Dice que aparecerá Él, el Hijo de Dios como Rey de Justicia y Sabiduría y como Redentor con sus cinco llagas.

"Estos carbones encendidos de mis llagas serán espada para los impenitentes, los obstinados, los vendidos a Satanás y (en cambio) caricia para los pequeños que me aman como a Padre amoroso.

Para fortificarles, descenderá sobre su debilidad esta caricia de Cristo, y mi mano les acompañará hasta la prueba que sólo el que me ame con amor verdadero superará. ¡UNA TERCERA PARTE! (luego no es el juicio final). Mas ésta será digna de poseer la Ciudad del Cielo, el Reino de Dios.

Vendré entonces, pero no ya como MAESTRO sino como REY, a tomar posesión de mi Iglesia militante, hecha a la sazón UNA Y UNIVERSAL (Católica) cual la hizo mi voluntad".

En el dictado del 29-10-43 dice Jesús:

"Durante mi breve reinado (mil años son como un día) sobre el mundo (luego no es como el Juicio Universal) seré yo quien reine. Yo y los restos de mi pueblo (los arrebatados en la Parusía), es decir, los fieles verdaderos, aquellos que no renegaron de Cristo, ni cubrieron la señal de Cristo (La Tau = La cruz mocha) con la tiara de Satanás (el 666...). Mi Iglesia, antes de que haya terminado la hora del mundo (la del Juicio Universal) tendrá un fúlgido triunfo".

Y el Señor le dice a María Valtorta el porqué los hechos se sucederán así:

"En nada se diferencia la Vida del Cuerpo Místico (la Iglesia) de lo que fue la Vida de Cristo. Se cantará el hosanna de la Víspera de la Pasión cuando los pueblos prendidos por la fascinación de la Divinidad doblen su rodilla ante el Señor (el milenio). Sobrevendrá después la Pasión de mi Iglesia (la gran tribulación) y, por último la gloria de la Resurrección eterna en el Cielo" (el Juicio Universal y resolutivo).

"El fúlgido triunfo" será finalmente la verdadera Parusía del Señor, descrita en el cap. 19. Del Apocalipsis en la que conocerá la Iglesia "la tranquilidad y la gloria" (por un milenio).

Jesús dice que permanecerá entre los suyos por un periodo de tiempo (no dice cuanto).

La misma etimología de la palabra "parusía" exige, además del acto esencial de la venida del personaje, su permanencia más o menos prolongada después de su llegada. Por eso se prefiere usar el término griego a su traducción como "venida" o "permanencia" que no reflejan la riqueza del vocablo.

En un escrito del tiempo de los apóstoles se lee que una dama afirmaba que el cuidado personal de sus propiedades requería su presencia (parusía) en la ciudad (por aquello de que el ojo del amo engorda al caballo). Y este matiz de "Llegada y permanencia" se refleja y explica mejor los textos bíblicos. Y por eso Parusía y Shekinah se corresponden perfectamente.

Por eso después de la Parusía el Señor estará presente a la manera de los 40 días después de la Resurrección, y luego hará su solemne Ascensión al Cielo, y la Iglesia continuará su camino hasta el fin absoluto y resolutivo, cuando, después de ser desatado de nuevo el demonio por su apostasía, retorne para el Juicio Universal y la Resurrección de todos los muertos. Y así: ¡La última vencida será la muerte!.

Padre J. J. Arteaga

Discípulos de los Apóstoles de los Últimos Tiempos
(D.A.U.T.)

Secretaria general en España
Francisco Hernández Yágüez
Apartado de Correos 536
E-45080 TOLEDO

Teléfono y Fax (925) 21-62-26
Internet: http://www.etika.com

- - - - Retour Index D.A.U.T. - - - - Retour ETIKA Start - - - -