ETIKA E

Discípulos de los Apóstoles de los Últimos Tiempos D.A.U.T.

www.etika.com
18-4-2001

0T32

MENSAJES DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A SU INSTRUMENTO EN MÉXICO

(ANÓNIMO)

0T1 Otros mensajes

0T32L

¡Confiad ciegamente en Mí!

 

MENSAJE DADO POR DIOS PADRE A SU INSTRUMENTO EN MÉXICO (ANÓNIMO) SOBRE LA CONFIANZA QUE DEBEMOS TENER EN DIOS ANTE LOS ACONTECIMIENTOS QUE SE AVECINAN (19-12-2000)

Hijitos Míos: Durante este tiempo en el que os he estado dando mis Mensajes, os he repetido muchas veces la necesidad de la confianza plena en mí, vuestro Padre y vuestro Dios.

Os he profetizado acontecimientos por suceder, pero la naturaleza humana es muy fría, poco previsora, inconstante e incrédula, y no es, sino hasta que las cosas suceden, que queréis remediar lo que ya está sucediendo.

Os he profetizado grandes cambios, tanto espirituales como físicos, pero pocos sois los que habéis entendido y orado.

Ahora empezáis ya a sentir, en carne propia, dichos cambios. El maligno ha pedido permiso para usar todo su poder, pero no podrá tocar a los que en mí se han refugiado. El tiempo ya está sobre vosotros, pero aún tenéis la oportunidad de la conversión y del arrepentimiento. Yo busco y persigo a las almas, como la fiera busca a su presa; os acecho hasta que os tomo para vuestra salvación.

Recordad la que ya os he explicado. Aún en los momientos más difíciles en los que os encontraréis, yo estaré ahí. Aún cuando todo parezca perdido, yo estaré ahí. Aún cuando creáis que yo os he abandonado, confiad ciegamente en mí, puesto que yo estaré ahí.

Yo, vuestro Padre, nunca me separo de mis hijos; sois vosotros los que me volvéis la espalda y sólo cuando os conviene me buscáis. Ahora es un “tiempo de conveniencia” para vosotros, en el cual os aconsejo volváis a mí, vuestro Dios, porque será un tiempo de prueba para la fe de vuestra alma. Lo que yo pueda permitir para un alma, aunque a los ojos humanos se vea negativo y doloroso, siempre será para su bien, para su crecimiento espiritual y, sobre todo, para su salvación.

Yo os voy buscando; os conozco a cada uno perfectamente y sé cómo os puedo ganar para vuestra salvación eterna. Muchos de vosotros sólo necesitáis que os pon