ETIKA E

Discípulos de los Apóstoles de los Últimos Tiempos D.A.U.T.

www.etika.com
30-9-2000

0T35

Mortificaciones que hay que practicar en nuestras relaciones con el prójimo

 

+

  1. Soportamos los defectos del prójimo: faltas de educación, de comportamiento, de carácter. Hay que soportar todo lo que nos desagrade en él, la manera de andar, sus actitudes, el tono de voz, el habla, ¡cuántas cosas!
  2. Soportemos a todos en todo y soportémoslo hasta el fin y cristianamente. Huyamos de esa paciencia llena de orgullo que suele exclamar: ¿Qué tengo yo que ver con fulano o mengano? ¿Qué me importa lo que dice ése? ¿Tengo yo acaso necesidad de afecto, de cariño o de atenciones por parte de los demás o de tal o tal persona?. Nada está más alejado de Dios que estas formas de desapego e indiferencia altivas e hierintes: más valdría, sin duda, algo de impaciencia.
  3. ¿Sentís la tentación de enfadaros? Por amor a Jesús, comportaos con dulzura.
    ¿O tal vez la de vengaros?. Devolved bien por mal; se cuenta que la clave para enternecer el corazón de Santa Teresa era hacerle algún dano.
    ¿Deseáis poner mala cara a alguien?. Sonreidle con bondad.
    ¿Intentáis soslayar su encuentro?. Dirigíos a él en un acto de virtud.
    ¿Váis a contar de él algo malo?. Contad algo bueno.
    ¿Tal vez deseáis hablarle con dureza?. Habladle con dulzura, cordialmente.
  4. Elogiad preferentemente a vuestro prójimo, particularmente a aquellos sobre los que sentís mayor inquina.
  5. No seáis bromistas faltando a la caridad.
  6. Si en vuestra presencia se emiten juicios poco discretos o se mantiene una conversación que va en contra de la buena fama de alguien, a veces será conveniente que corrijáis con dulzura al que habla, pero en la mayoría de los casos será mejor que desviéis con habilidad el comentario o bien mostréis vuestro descontento con un gesto de disgusto o displicencia.
  7. Si os cuesta hacer un pequeño favor, ofreceos para hacerlo: doble mérito.
  8. Huid con espanto de presentaros ante vosotros mismos o ante los otros como una víctima. Antes que agrandar vuestras cruces, esforzaos (poe?) encontrarlas llevaderas. Así son en realidad, bastante más a menudo que parece, y lo serán siempre en la medida que tengamos más virtud.

CONCLUSION

En general, sepamos negar a la naturaleza lo que ella nos pide sin necesidad. Sepamos conseguir de ella lo que nos niega sin razón. Vuestros progresos en la virtud, dice el autor de la Imitación de Cristo, guardan proporción con la violencia ejercida sobre vosotros mismos.

"Hay que morir, decía el piadoso obispo de Ginebra, hay que morir para que Dios viva en nosotros: Pues es imposible llegar a la unión del alma con Dios por un camino distinto al de la mortificación.

Estas palabras ¡hay que morir! son duras, pero a ellas les sigue una gran dulzura. Ya que uno muere a sí mismo para unirse a Dios a través de esta muerte.

Discípulos de los Apóstoles de los Últimos Tiempos
(D.A.U.T.)

Secretaria general en España
Francisco Hernández Yágüez
Apartado de Correos 536
E-45080 TOLEDO

Teléfono y Fax (925) 21-62-26
Internet: http://www.etika.com

- - - - Retour Index D.A.U.T. - - - - Retour ETIKA Start - - - -