ETIKA E

Fray Luis de Granada
Meditaciones y oraciones

www.etika.com
7-6-2013

18B3M14D

Meditaciones para el viernes en la noche.
Las penas del infierno

Valencia 1851

 

Meditaciones sobre los principales misterios
de nuestra Santa Fe, y doctrina para la oración.
Por el V. P. M. Fr. Luis de Granada,
del sagrado Orden de Predicadores.
Valencia. Imprenta de D. Agustin Laborda. Año de 1851. Páginas 272-274.
Con aprobación y licencia de la Autoridad Eclesiástica de esta diócesis.

 

Fray Luis de Granada: Libro de la oración y meditación.
Segunda edición. Ediciones Palabra, S. A., Madrid, 1979.

 

Meditaciones para el viernes en la noche

Tratado de la consideración de las penas del infierno, donde se expresa más por extenso la meditación pasada.

Capítulo catorce.
Párrafo cuarto.

De las penas particulares de los condenados.

Sobre todas las penas dichas, hay aún otras; porque estas son penas generales y comunes a todos los condenados; mas sobre estas hay otras particulares, señaladas y proporcionadas a cada uno, segun la calidad de su delito, como lo significó el profeta Isaías, cuando dijo:

«Medida se dará contra medida, porque así lo determinó el Señor en su corazón duro en el día del estío».

El estío significa el encendimiento y el furor de la ira divina: el corazón duro, la terribilidad de la sentencia que castigará culpas temporales con penas eternas: la medida con la medida, será la cantidad y proporción de la pena conforme a la calidad de la culpa; porque allí ha de resplandecer la hermosura y órden de la justicia divina, dando a cada uno su merecido, según la condición de su pecado.

De esta manera, dice un Doctor, que serán castigados allí los avarientos con miserable necesidad; los perezosos serán allí punzados con aguijones encendidos: los glotones serán atormentados con grandísima hambre y sed: los carnales y deshonestos serán embestidos de llamas de piedra azufre hediondas: los envidiosos aullarán con dolores entrañables, como perros rabiosos: los soberbios y presuntuosos serán llenos de perpétua confusión; y así todos los demás.

 

Pues, ¡o idólatras del mundo, amadores de honra, adquiridores de hacienda, inventores de nuevos trajes y deleites! ¡o ciudad triste y miserable de Babilonia! Quien tomase ahora llanto sobre tí, y te llorase otra vez con aquellas piadosas lágrimas del Salvador, diciendo:

“Si conocieses ahora tú, o ¿cuán caros te han de costar estos bocados, y cuán fuertes verdugos han de ser allí esos idolos que adoraste?”

Los que comen la fruta antes de tiempo, forzoso es les haya de hacer dentera; y así porque los mundanos quisieron gozar antes de tiempo del descanso, y tener paraíso en el lugar de destierro, estaba claro que algún día les había de hacer dentera este bocado, según que lo amenaza Dios por su Profeta, diciendo:

“Todo hombre que comiere las uvas ácedas antes que maduren, sepa cierto que le han de amargar.”

Pues aquel come las uvas antes que maduren, que quiere anticipar y prevenir en esta vida los deleites de la otra; al cual amargará después ese bocado, cuando sea castigado en juicio de Dios, porque se adelantó a querer gozar y descansar antes de tiempo.

 

Más sobre el inferno  - Index E18B - Index espanol