ETIKA E

Fray Luis de Granada
Meditaciones y oraciones

www.etika.com
8-12-2009

18B3M8

Meditaciones para el martes en la noche. Tratado de la consideración de las miserias de la vida humana

Valencia 1851.

Del origen y nacimiento del hombre, y de las condiciones de la vida que vive: Los Reyes, los Emperadores, y los Papas cieno son

De la brevedad de la vida humana

De cómo es incierta nuestra vida

De cuán frágil sea nuestra vida

De cuán mudable sea nuestra vida

De como es engañosa nuestra vida

De cuán miserable sea nuestra vida

De la última de las miserias humanas que es la muerte

Del fruto que se saca de la consideración de las miserias de la vida humana

Meditaciones sobre los principales misterios
de nuestra Santa Fe, y doctrina para la oración.
Por el V. P. M. Fr. Luis de Granada,
del sagrado Orden de Predicadores.
Valencia. Imprenta de D. Agustin Laborda. Año de 1851. Páginas 90 - 91
Con aprobación y licencia de la Autoridad Eclesiástica de esta diócesis.

Fray Luis de Granada: Libro de la oración y meditación.
Segunda edición. Ediciones Palabra, S. A., Madrid, 1979.

Meditaciones para el martes en la noche.

Capítulo séptimo.

Tratado de la consideración de las miserias de la vida humana
en que se declara por más extenso la meditación pasada.

Qué tan grande sean las miserias en que la naturaleza humana quedó por el pecado, no hay lengua que lo pueda esplicar. Muy bien dijo San Gregorio, que solos aquellos dos primeros vivientes que conocieron por la experiencia aquella noble condición y estado en que Dios crió al hombre, sabían muy bien las miserias de la humanidad, porque acordándose de las prosperidades de la vida que habían tenido, veían más claro las miserias del destierro en que habían quedado. Mas los hijos de estos miserables, como nunca supieron que cosa era buena ventura, y siempre se criaron en miseria, no saben que cosa es miseria; porque nunca supieron que cosa era buena ventura: antes muchos de ellos eran frenéticos y tan sin sentido, que querrian, si les fuese posible, perpetuarse en esta vida, y hacer del destierro patria, y de la carcelería morada, porque no sienten los males de ella, donde así como los acostumbrados a estar en lugares del mal olor, no reciben ya pena de esto por la costumbre que de ello tienen; así estos miserables no sienten las miserias de esta vida por estar tan hechos a vivir en ellas.

Párrafo primero. De las miserias de esta vida, del origen y nacimiento del hombre; y de las condiciones de la vida que vive.

Edición alemana – Deutsche Ausgabe - Index E18B - Index espanol