ETIKA E

Fray Luis de Granada
Meditaciones y oraciones

www.etika.com
8-12-2009

18B3M8F

Meditaciones para el martes en la noche. De cómo es engañosa nuestra vida.

Valencia 1851.

Meditaciones sobre los principales misterios
de nuestra Santa Fe, y doctrina para la oración.
Por el V. P. M. Fr. Luis de Granada,
del sagrado Orden de Predicadores.
Valencia. Imprenta de D. Agustin Laborda. Año de 1851. Páginas 120-123.
Con aprobación y licencia de la Autoridad Eclesiástica de esta diócesis. - Comparado con:

Fray Luis de Granada: Libro de la oración y meditación.
Segunda edición. Ediciones Palabra, S. A., Madrid, 1979.

Meditaciones para el martes en la noche.

Capítulo octavo.

TRATADO de la consideración de las miserias de la vida humana
en que se declara por más extenso la meditación pasada.

Párrafo sexto.
De cómo es enga
ñosa nuestra vida.

Todos estos males perdonaría yo a esta vida, si no tuviese otro, a mi juicio, mayor, que es ser engañosa y parecer muy otra de lo que es: porque si como suelen decir, que la santidad fingida es doblada malicia, así también es cierto que la felicidad engañosa es doblada miseria.

Porque si esta vida pareciese lo que es y no nos mintiese en nada, está claro que ni nos perdiéramos por ella, ni nos fiaríamos de ella, y siempre viviríamos apercibidos contra ella; mas ella es tan llena de hipocresía y engaño, que siendo fea, se nos vende por hermosa, y siendo breve, nos parece larga, y mudándose a cada hora, se nos figura que siempre permanece en un mismo ser.

¿Sientes, por ventura, dice San Gerónimo, cuándo te haces niño y cuándo viejo? Cada día morimos, y cada día nos mudamos; y con todo esto nos creemos que somos eternos.

De aquí nacían aquellos soberbios edificios de los Megarenses, de los cuales dijo un filósofo, que edificaban como si siempre hubiesen de vivir, y vivían como si al otro día hubiesen de morir.

¿De dónde nace tanto olvido de Dios, tanta avaricia, tanta vanidad, tanto cuidado en amontonar riquezas y tanto descuido en prepararnos para la muerte, sino de creer que será muy larga nuestra vida? Esta falsa imaginación nos hace creer que para todo tendremos tiempo: para el mundo, para la vanidad, para los vicios, y para otros muchos vanos y curiosos ejercicios, y que después quedará también su parte de tiempo para Dios. De la manera que echaríamos la cuenta sobre una pieza de paño, que tuviésemos sobre una mesa, señalando un pedazo para uno, y otro para otro, así la echamos sobre nuestra vida, como si tuviésemos nosotros el señorío y presidencia de todos los tiempos y de ella.

Este engaño nace de una tácita persuación y crédito que cada uno tiene dentro de sí mismo, no de alguna razón ni fundamento verdadero, sino de sólo el amor propio; el cual, así como aborrece la muerte, así ni se quiere acordar de ella, ni creer que tan presto vendrá por su casa, por la pena que recibiría si esto creyese.

Y de aquí nace, que de los otros fácilmente cree que presto se podrán morir, porque como no los ama tanto, no le amarga tanto el crédito de esta verdad, mas de sí es otra cuenta, porque como se ama mucho no puede dejar de recibir pena, si viniere a creer cosa, que así le lastima.

Muchas veces se hallan estos burlados, y se les vuelve el sueño al revés; porque los otros, de cuyas vidas desconfían, se quedan acá, y ellos, que pensaban quedarse, les llevan delantera. De manera, que les acaece como a los que comienzan a navegar, que en saliendo del puerto se les figura que la tierra y los edificios de ella se les van desviando; y no es así, sino al contrario, que ellos son los que se mueven, y la tierra se está queda en su lugar.

En alemánDeutscher Text - Index E18B - Index espanol