ETIKA E

FRAY LUIS DE GRANADA

www.etika.com
1-4-2012

Addiciones al Memorial de la Vida Christiana

Madrid 1730

18B5C15

Oracion de S. Buenaventura
para pedir al Señor sentimiento del Mysterio de su Sagrada Passion

p. 473-480

 

ADDICIONES AL MEMORIAL DE LA VIDA CHRISTIANA
en las quales se contienen dos Tratados: uno de la Perfeccion del Amor de Dios:
y otro de algunos principales Mysterios de la Vida de nuestro Salvador
TOMO QUARTO
compuesto por el V.P.M. Fr. LUIS DE GRANADA, del Orden de Predicadores.
Con Licencia.
En el convento de JESUS MARIA DE VALVERDE:
En la Oficina de Manuel Fernandez, Impressor de Libros en Madrid. Año de M.DCC.XXX.
TABLA DE LAS MEDITACIONES DE LOS MYSTERIOS DE LA VIDA DE NUESTRO SALVADOR.
Cap. XV.

Preambulo para entender el espiritu, e intento de esta Oracion, que se pone antes del Mysterio de la Sagrada Passion.

Sabida cosa es, que todas las obras, que nuestro Señor tiene hechas, assi de naturaleza, como de gracia, son para manifestacion de su gloria.

Y aunque todas ellas sean altissimas, y divinissimas, y tales, que dán bien testimonio de la excellencia de su hazedor: mas el Mysterio de su Sagrada Passion descubre tanto esta gloria, que todas ellas quedan escurescidas con el resplandor, y hermosura de ella: en la qual por una manera admirable se nos descubrió la grandeza de la Bondad, de la Charidad, de la Misericordia, de la Justicia, de la Sanctidad, y Providencia de este Señor.

Y assi, la consideracion de este Mysterio es mas poderosa para mover nuestros corazones á amor, temor, imitacion de las virtudes de el Salvador, y agradescimiento de este tan grande beneficio. Mas para esto es necessaria una especial lumbre de el Espiritu Sancto, para entender algo de la excellencia de este Mysterio.

La qual tenia S. Bonaventura, y conforme al sentimiento, y fructo, que sacaba de esta consideracion, ordenó esta siguiente Oracion en un libro, que hizo, llamado Estimulo de Amor de Dios, la qual dá claro testimonio de lo dicho. Y con este presupuesto se entenderá mejor el intento, y espiritu de esta Oracion.

Cap. XV.

Siguese una muy devota oracion de S. Bonaventura, para pedir al Señor sentimiento del Mysterio de su Sagrada Passion.

SAlvador, y Señor mio IESU Christo, Rey de los reyes, y Señor de los señores, hazed Señor lodo con vuestra saliva, y untad los ojos de este ciego dende su nascimiento, para que pueda vér la hermosura de vuestras Sacratissimas Llagas.

Hazedme entrar en el Arca mystica, y en el verdadero Templo (que es vos mismo) para que puedan mis ojos vér lo que en vuestro cuerpo, y en vuestra anima padecistes por mi, y la voluntad, y amor, con que lo padecistes.

Recebidme, Señor, como aquel hijo Prodigo, á comer con vos el bezerro gruesso, assado con fuego de Amor en la Cruz.

O verdadero Maestro, enseñadme los thesoros de la beatissima Sabiduria de vuestra muy dolorosa Muerte. Otra vez, Señor, otra vez tened por bien abrir vuestro costado á mi, vuestro siervo muy malo: porque estos ojos, que robaron mi anima, hallen en vuestro costado sus despojos.

O bien  I E S U , mirad que mi corazon es endurescido como piedra, si no fuere ablandado con vuestra Sangre bendita. Mucho de vos, y muy mucho de vos está alexado mi corazon, si no fuere recogido en el abertura de vuestro sagrado pecho.

O buen pastor, mirad que yo soy aquella oveja errada (Luc. 15.), que pereció, por la qual pusistes la vida en la Cruz: veisla aqui, Señor, yo soy: recebidla, Señor, y acogedla en vuestras entrañas, y en el pasto de vuestras sacratissimas Llagas.

Guardadme, Señor, y encerradme en ellas, porque sin vuestras Llagas yo soy llagado: y sin vuestra Muerte soy muerto: y sin vuestras deshonras soy deshonrado: y sin vuestros azotes soy azotado, no con azote de igualdad, sino con azote de maldad.

Porque yo no supe perseverar en vuestra beatissima Passion, soy como nada: y porque me olvidé de la flaqueza de vuestra Passion, soy enflaquecido: y porque me aparté de los dolores de vuestras espinas, y heridas, ha sido malamente herida mi anima con las espinas de sus passiones, y cobdicias.

Qué diré? que (..) mi corazon no se abre á sentir vuestros dolores, luego se abre á todas las vanidades: y si no se sabe esconder en vuestras Llagas sagradas, luego cae en manos de los ladrones.

vuestra Passion es medicina efficacissima contra todos los vicios.

·       Contra la sobervia es su humildad:

·       contra la vanagloria su abatimiento:

·       contra el avaricia su largueza:

·       y contra la embidia su Charidad:

·       y assi contra todos los otros vicios.

Ella es la que

·       cierra los oídos, para que no oygan cosas vanas:

·       cubre los ojos, para que no vean cosas peligrosas:

·       guarda la boca para que no se desmande en palabras desordenadas:

·       ata las manos, y abrazalas con aquel Sancto Madero, para que no se estiendan á cosas ilicitas:

·       y los pies enclava en la Cruz, porque no anden por caminos de vanidad.

Esta es la que enciende el Amor de consuno, acrescienta la devocion, y levanta el espiritu á la contemplacion Divina.

Pues, Señor, esta muy cruel, y deshonrada Passion os pido me deis por esposa. Juntadla conmigo con atadura, que no se pueda soltar: porque sobre toda hermosura (Sap. 7.), y sobre todos los deleytes, y bienes del mundo, la amé.

Pesame de corazon, porque muchas vezes por mi maldad la deseché de mi, llegandome á otras cosas: mas agora vengo yá, y la busco, y la quiero.

No hagais, Senor, conmigo segun rigor de justicia, sino segun la muchedumbre de vuestra Misericordia.

Pues Señor mio, esta os suplico me deis; pues yo la quiero con todas mis entrañas.

·       Esta sola me basta, sola dulcemente me cria, y me recrea en esta vida.

·       Esta es mi vida, mi consolacion, esta mis deleytes,  y mi ley, y mi sabiduria.

·       Esta atrae dulcemente mi corazon, y lo lleva en pós de sí, y lo guia por su camino: y sin ella voy perdido, y descaminado.

O buen IESU, otra cosa no codicio en esta vida, sino ser del todo crucificado con vos.

Pues Señor, ó vos me dad la muerte corporal, ó imprimid vuestra Muerte en mi corazon. Miserable de mi! Para que nascí, sino para abrazaros en la Cruz, y para descansar en vuestras Llagas?

Mas quiero subir en esta vida con vos al monte de la Cruz, que con los otros escogidos Apostoles al monte de la Transfiguracion: y mas dulce es para mi veros con los ojos del anima escupido, que transfigurado.

Señor, esta beatissima Passion quiero: esta pido: esta cobdicio de lo intimo de mis entrañas.

Por esta renuncio todas las cosas, y á mi mismo tambien con ellas. Esta sea mi rifugio, y mi morada, y toda mi consolacion: porque vuestra Sangre preciosa me embriaga, y vuestros dolores parten mi corazon.

Señor, por mi hezistes el Cielo, y la tierra, el Sol, y la Luna, y las estrellas, el fuego, y el ayre, y el agua, y todo lo que en ello es. Mas quien os pidió algunas de estas cosas? Sin que os las pidiessemos, y sin que las mereciessemos, nos las distes por sola vuestra gracia.

Y agora insisto continuamente, pidiendo la deshonra de vuestra Passion, y no puedo alcanzar una muy pequeña parte de ella?

Pues mirad, Señor, que todas estas cosas visibles tengo despedidas por esta, y á vos os buelvo humilmente todo lo que por mi criastes: y solamente me dad vuestras Sacratissimas Llagas.

·       Estas ensalzan mi corazon sobre el Cielo:

·       alumbran mi entendimiento mas que el Sol, y la Luna:

·       encienden mi voluntad mas que el fuego:

·       avivan mis palabras mas que el ayre:

·       ablandan mi corazon mas que el agua:

·       sostienen, y hazen fructificar mi anima mas que la tierra.

Esta es

·       mas deleytable que los arboles, y flores:

·       mas dulce que todos los manjares:

·       mas preciosa que el oro, y piedras preciosas.

Y aun ciertamente, todas estas cosas no son sino vanidad, comparadas con ella. Esta os pido, Señor: esta me dad por esposa.

·       No os pido la hermosura del Cielo; sino la deshonra de la Cruz:

·       no los deleytes del mundo: sino las angustias de vuestra Muerte.

Presto, Señor mio, presto dadmela: cá no quiero, ni puedo vivir sin ella. No quiero desposarme con ella, sino casarme, y consumar luego este sancto Matrimonio, para que sea sancto, y firme.

Mas quien soy yo, Señor, para que ose pedir por Esposa, la que vos dais á vuestros grandes amigos en prendas de vuestra amistad?

Mas, Señor, aunque yo sea vanidad, y corrupcion, siempre confio, y espero en vuestra gran Misericordia.

Y aunque yo no tengo la pureza, y Sanctidad de vuestra Madre, para estár al pie de la Cruz, aviendo compassion de vos: mas tengo la maldad del Ladron, por donde pueda ser justiciado, y crucificado con vos.

Y si no soy como aquel sagrado velo del Templo, para que aya de ser rasgado con vuestra Muerte; á lo menos soy sepultura hedionda, que debo ser abierta por el abertura de vuestro precioso Costado.

Qué quereis, dulcissimo Señor, que aya en mi corazon. para que no sienta vuestros dolores?

Si las piedras se hazen pedazos, quando vos padeceis, yo soy duro como piedra: y si la tierra haze su sentimiento, yo tambien soy formado de tierra.

Pues que falta en mi, ó de maldad, ó de baxeza, ó de dureza, porque no aya de hazer sentimiento en vuestra sagrada Muerte?

Y sino soy Celestial, para que aviendo de vos compassion, aya de ser escurescido, soy de conversacion infernal: para que en estos tres dias de Muerte deba ser de vos visitado.

Pues, Señor, no sea impedimento mi maldad, para que ayunteis con mi anima esta Esposa tan noble: porque sin dubda ella es mas hermosa que todas las cosas hermosas, y en ella resplandecen todas las gracias.

En ella fue Dios muy honrado, y en ella resplandesció la grandeza de su Bondad, y de su Misericordia, y de su Justicia.

La sabiduria de ella hirió al sobervio: y la virtud de ella trasladó las animas del infierno al Parayso: y por el merescimiento de ella fue reconciliado, y redemido el mundo.

El color violado de ella cria los humildes, el azuzena blanca de su pureza, los innocentes, y la purpura de su preciosa Sangre, á los servientes en Charidad.

En esta resplandesció la humildad perfecta, y la virginidad pura, y la Charidad cumplida, y la paciencia consumada.

·       Con esta resuscitan los muertos,

·       con esta se justifican los peccadores:

·       en esta se glorían los justos,

·       y con esta se vencen los enemigos.

Con su dulce tocamiento son curados los enfermos, y con su gusto suavissimo son recreados, y fortalescidos los perfectos.

O hijas de Hierusalém, esta es mi Esposa, y mi querida, y todo el deseo de mi anima.

Este vence al demonio mi enemigo,

castiga mi carne,

mortifica mis passiones,

enfrena mis cobdicias,

y aparta de mi corazon el amor del mundo.

Pues lexos sea de migloriarme en otra cosa, sino en la Cruz de mi Señor IESU Christo, por la qual el mundo es crucificado á mi, y yo al mundo.

·       Por cierto, Señor, gran gloria es para mi, que por mi hezistes los tiempos, y criastes todas las cosas: pero mayor gloria es para mi, que vos, Dios eterno, tuvistes por bien hazeros temporal, y nascer en este mundo por mi.

·       Mucho os debo, porque me hezistes á vuestra imagen, y semejanza: pero mucho mas os debo porque tomastes forma de siervo, y os hezistes semejante á mi.

·       Gran beneficio es, aver sido el hombre hecho á imagen de Dios: pero mayor es sin comparacion, averse hecho Dios á imagen del hombre.

·       Mucho os debo, porque con tantos beneficios, quantas criaturas ay en el mundo, me sustentais, y governais: pero mucho mas os debo, porque vos, fuente de todos los bienes, quisistes padescer hambre, y sed, y frio, y cansancio por mi.

·       Gran gloria es para mi, que me distes señorío sobre todos los animales, que criastes; pero mayor gloria es, que vos os subjetastes á una muger (Luc. 2.), y á un official por mi.

·       Gran gloria es para mi, que si yo fuera vuestro amigo, me honrarán los Angeles en el Cielo: pero mayor gloria es para mi, que siendo yo vuestro enemigo, quisistes ser deshonrado por mi, y escupido en la tierra.

·       Gran gloria es para mi, que si fuere justo, seré rico, y Bienaventurado con vos: pero mayor gloria es para mi, que siendo peccador, y malo, quisistes suffrir extrema necessidad, y pobreza por mi; pues al tiempo del nascer no tuvistes otra casa, sino un establo; y al tiempo del morir no otra cama, sino la Cruz, ni otra almohada, sino una corona de espinas, ni otra ropa, sino desnudéz, ni otra mesa, sino hiel, y vinagre.

·       Muchas gracias os debo por los deleytes, que me dareis en vuestra Gloria, si bien viviere: pero mucho mas, porque siendo yo un vaso de corrupcion, vos, que sois rio de deleytes, fuistes lleno de amarguras por mi.

·       Gran misericordia es para mi, que si viviere como Angel en la tierra, estaré assentado entre los Angeles en el Cielo: pero mucho mayor misericordia es, que aviendo vivido como un demonio, vos, Señor de los Angeles, estais puesto entre los ladrones por mi.

Pues lexos sea de mi gloriarme en otra cosa, que en la Cruz de mi Señor IESU Christo: pues en ella, y por ella, tanta gloria, y tanto bien se me concede.

En qué me debo yo gloriar, sino en la honra de Dios, y en la salud de el hombre? Pues donde se halla lo uno, y lo otro perfectamente, sino en la Cruz? Alli fue Dios honrado, como él merescia, con tan grande sacrificio, y obediencia: y alli fue el hombre amado, mas de lo que merecia (sic), con tan grande beneficio, y Redempcion.

Nota: En vez del accento ` escribimos ´. (etika.com)

Index E18B - Index espanol