ETIKA E

M. G. Rougeyron

www.etika.com

 

El Anticristo

 

92A9ZA

Muerte del Anticristo, seguida de la conversión de los Judíos

15-12-2004, 14-11-2007
10-11-2013

El ANTICRISTO, SU PERSONA, SU REINADO,
y consideraciones sobre su venida, segun las señales de la época presente.
Obra escrita en francés por M. G. Rougeyron, Canónigo honorario de Clermont.
Traducida por el Dr. D. Manuel Carbonero y Sol y Merás, Camarero Secreto de Capa y Espada de Su Santidad y Abogado de los Ilustres Colegios de Madrid y de Sevilla.
Con licencia de la Autoridad Eclesiástica. Madrid. 1872. p. 106 – 109

Die Geschichte lehrt uns, dass alle Feinde Jesu, alle Verfolger der Kirche, alle großen und kleinen Antichristen elend zugrunde gegangen sind.

La Historia nos enseña que todos los enemigos de Jesucristo, todos los perseguidores de su Iglesia, todos los Anticristos grandes y pequeños , cuyo catálogo sería largo enumerar, han perecido miserablemente, revelando de esta manera cuán terrible ha de ser el fin de aquel que será el jefe de todos ellos por su poder y por su malicia.

Cuando el Anticristo vea que Henoc y Elías, sus dos formidables adversarios, resucitan y suben al cielo, será presa de un terror mortal, y rabiará de coraje. Cegado por su orgullo y por su despecho ante las naciones, que empezarán á dudar de la solidez de su trono y de la realidad de su orígen divino, empleará, á fin de retenerlos bajo su cetro y en su error, la ayuda de los demonios y de Satanás, su príncipe, que se apresurarán á correr en su socorro.

Fortalecido con su auxilio, saldrá de su capital con gran pompa, subirá al monte próximo á ella, y desde su cima, y á presencia de una inmensa multitud, se elevará por los aires con gran majestad, buscando á Henoc y Elías para librar contra ellos una nueva batalla en las nubes y precipitarlos sobre la tierra. En este momento, en que llevará su soberbia al último límite, será cuando se realice la profecía de San Pablo, que dice:

8. Y entónces se descubrirá aquel perverso, á quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, y le destruirá con el resplandor de su venida (Epíst. II á los de Tesalónica, cap. II) :

El Apocalipsis nos da á entender cómo se verificará este súbito castigo, en el siguiente pasaje:

13. Y en aquella hora fué hecho un grande terremoto, y cayó la décima parte de la ciudad: y en el terremoto fueron muertos los nombres de siete mil hombres: y los demás fueron atemorizados, y dieron gloria á Dios del cielo (Cap. XI.).

En el instante, pues, en que el hijo de perdicion, elevándose por el aire, vaya á desaparecer entre las nubes, se levantará un viento muy grande, seguido de un espantoso temblor de tierra, que trastornará toda aquella comarca, destruyendo mucha parte de la grande ciudad.

Los falsos doctores y sus adeptos perecerán cási todos, y el Anticristo será precipitado desde lo alto del cielo á lo profundo de la tierra entreabierta, cayendo vivo en el fondo de los infiernos.

El trágico fin de Simon el Mago, que elevándose en Roma por los aires con la asistencia del espíritu de las tinieblas, cayendo enseguida por virtud de las oraciones de San Pedro y de San Pablo sobre el suelo, donde se destrozó su cuerpo y murió, segun lo refiere la Historia, es una imágen, y acaso un anuncio de la terrible catástrofe en que perecerán el Anticristo y sus infames adoradores (véase la nota 6.a al final de este tomo.)


Entonces será, segun la opinion más probable, cuando los Judíos, que le sobrevivirán, viendo con sus propios hijos los terribles castigos de la justicia divina y el exacto cumplimiento de los anuncios de Henoc y de Elías, recordarán las exhortaciones que les hacían á la penitencia, y comenzarán á ponerlas en práctica.

Entonces será cuándo, habiendo sido testigos de la impostura de tan abominable tirano, pedirán misericordia al verdadero Dios, conviertiéndose á Él y á su verdadero Cristo Jesús Nazareno, crucificado en otro tiempo por sus padres. Videbunt in quem tranfiserunt (Evang. segun San Juan, cap. XIX, ver. 37.)

Esta conversion completa del pueblo judío está anunciada terminantemente en las Sagradas Escrituras, y ha sido siempre una de las piadosas creencias ó esperanzas de los cristianos.

Index 92 Personas - Index 9 El Mal - Index espanol