ETIKA E

MARIA

www.etika.com
12-7-2001

1-4WPB4

Apariciones en Peñablanca: REGLAMENTO DE LOS MISIONEROS DE DIOS, APOSTOLES DE LOS ULTIMOS TIEMPOS

Gracias a A. R., Chile

 

http://www2.netexplora.com/damablanca

Este Reglamento para los Misioneros de Dios, Apóstoles de los Ultimos Tiempos,
fue dado por María Santísima al muchacho vidente de Peñablanca, en Septiembre de 1984.
Ella pidió que lo escribiera en 1987. El vidente, que después se ha dejado conducir por mal
camino, no cumplió totalmente, en su oportunidad, el encargo de la Virgen, significando
ello que puede faltar algo. Sin embargo, lo que nos fue entregado es suficiente para mostrarnos
el deseo de Nuestra Madre y ofrecer un Camino seguro trazado por Ella.

 

El Reglamento, tal como nos lo fue entregado por el vidente, se publicó en 1989.
Sin embargo su comprensión y lectura se hicieron difíciles por la mala hilación y confusión en
que aparecían diversos párrafos.

 

El Reverendo Padre Miguel Contardo Egaña encontró una excelente forma de ordenación, agrupándolo
todo en cuatro temas, sin quitar ni agregar nada al texto primitivo.

 

Ha resultado, una bella y clara presentación.

 

Así se facilitará la lectura, comprensión y memorización del Reglamento.

 

Ayudará al mejor aprovechamiento la numeración propuesta:

 

I. Palabras, consejos y predicciones de la Santísima Virgen
II. Gracias dadas por la Virgen a los Misioneros
III. Deberes de los Misioneros, Apóstoles de los Ultimos Tiempos
IV. Ritual de la Promesa

 

PALABRAS, CONSEJOS Y PREDICCIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

 

1. Hijitos míos, os doy estas reglas para que las cumpláis al pie de la letra.

 

2. Vosotros ayudaréis a muchos y seréis ejemplo para todos aquéllos que no conocen a Dios.

 

3. Vosotros seréis la luz que ayudará a la humanidad para retornar al camino que ella ha dejado. Si vosotros alumbráis como si fueseis una antorcha radiante, el mundo sabrá que estáis conmigo y con el Señor. Según sea vuestra luz, el mundo alumbrará. Según sean vuestras obras, el mundo actuará. Por eso os pido: Fe, Esperanza y Caridad.

 

4. Mis hijos que he elegido para esta Misión, tendrán que ser fuertes en la Fe, y llevar con la frente en alto el Mensaje que os doy en Peñablanca.

 

5. Hago un llamado a mis hijos, a los Apóstoles de los Ultimos Tiempos y os digo lo siguiente: Llevad mi Mensaje por todo el mundo, tal cual es Yo lo doy aquí en Peñablanca.

 

6. No temáis qué palabras o qué cosas tengáis que decir, porque si piden con humildad al Espíritu Santo, el Soplo de Dios vendrá a ustedes.

 

7. En La Salette he dado a mi hija Melania unos reglamentos, pero el clero no ha querido ser partícipe de ello. Mi tristeza aún sigue latente, y el dolor por mis Hijos Predilectos, por no obedecer a los mandatos del cielo. Por eso espero que aquí, presente los que han alzado los brazos al Cielo, no dejen pasar estas palabras, y no seáis hipócritas, dejando pasar todo lo que el Cielo tiene preparado para vosotros.

 

8. La devoción ala Virgen María será muy vaga, mas, (algunos) querrán sacarme del seno (de la Iglesia). Pero vosotros seréis los Misioneros de Dios y no dejaréis sea sacada del seno de mi Iglesia a la Llena de Gracia.

 

9. No dejéis que vuestra Madre sea sacada y destronada de la Iglesia, porque la Iglesia no debe de tener modas. Debe ser la misma con sus tradiciones y sus verdades.

 

10. De lo contrario, si no se mantienen en la línea, ¿qué autoridad tendrán sobre el pueblo? Si dicen tener las tradiciones y la verdadera Fe, y no, porque estáis viviendo en este siglo. la Iglesia debe cambiar su actitud de reformas.
Y aun menos (deben hacerlo) los cristianos que son partidarios de mi Hijo.

 

11. Si vosotros miráis el pasado, veréis la Iglesia oculta en las catacumbas, perseguida, maltratada y ultrajada. ¿Cuántos cristianos dieron su vida por su fe y sus creencias?

 

12. No debéis callar las cosas que no son correctas. Si lo hacéis, seréis traidores de Jesús y seréis anticristianos. No por llevar un ideal (equivocado) vais a negar y vender a mi Hijo.

 

13. Hay caminos trazados que Dios ha querido dejar, pero vosotros os preocupáis de las cosas materiales, y no queréis ver ni oír las señales que Dios ha dejado en los tiempos anteriores. Y en éstos (en los) que Yo misma he venido a daros la paz, el amor y la hermandad.

 

14. ¿Cómo vosotros podéis seguir el camino que os trazara Dios?

 

15. Mirad vuestro corazón y encontrad en mi Hijo el amor y la llama que dirije vuestro camino.

 

16. Mirad la cruz y seguid con fuerza y amor la Pasión de mi Hijo y los sufrimientos de mi Inmaculado Corazón.

 

17. Mirad cuánto ha sufrido vuestra Iglesia, y no miréis lo malo de ella.

 

18. Mirad la agonía que está sufriendo por muchas iniquidades que en ella hay.

 

19. Mirad lo bueno, y el fruto comedlo, para así fortalecer vuestro espíritu.

 

20. Seguid (este) sendero y ayudad a los Apóstoles de los Ultimos Tiempos, que sois vosotros mismos, a dar el Mensaje de salvación a aquéllos que no lo conocen, practicando así el bien en vuestros hogares y por el sendero de esta vida.

 

21. La humanidad está pidiendo a gritos la salvación y los Cielos se estremecen. Por eso he venido Yo a Chile, a salvar almas. Y ustedes ayudarán a esta campaña que el Cielo ha recomendado a mi cuidado.

 

22. Tendréis que luchar mucho y pedid siempre el auxilio de María, Auxilio de los cristianos.

 

23. Mas, ustedes me reconocerán como Madre de los Afligidos, Madre del Socorro. Y dirán, ¡Oh Reina de la Paz!

 

24. Y cada uno que suba a este cerro, tendrá mis bendiciones, aunque no crea, porque Yo, en vuestros corazones, les dejaré la llama de la Fe.

 

25. Hago un llamado así a los verdaderos Misioneros de Dios, que saquen vuestro corazón a relucir. Y no tengáis vergüenza en anunciar lo que aquí os digo.

 

26. He dicho en La Salette a Melania Calvat, y hoy lo repito aquí y os digo: Si no tenéis el corazón abierto, tendréis discordia y no hablaréis el mismo lenguaje.

 

27. Mas, el que tenga oídos que escuche este Mensaje que os doy para los Misioneros que se han comprometido alzando los brazos al Cielo. Y con el Sí que escucharon los Cielos, se han comprometido en ser Misioneros de Dios de los Ultimos Tiempos. Y así este compromiso está marcado en el Cielo y está puesto en el Libro de la Vida. Esto lo sabe Dios y mi Hijo, y Testigo soy Yo.
Y Yo haré que la Promesa se cumpla y se esparza por toda la humanidad.

 

28. La devoción al Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios debe ser sincera. Y no como los hipócritas que se dicen ser católicos "a su manera". Quien lo dice está pecando y no es cristiano.

 

29. Si Dios ha querido establecer en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado en Fátima, hoy, como última Ancora de Salvación, ha querido establecer en América la devoción al Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios.

 

30. Y como me hice llamar Salud de los Enfermos en Guadalupe, Yo soy la Reina de toda América cristiana, la Madre de todo este nuevo continente.
Pero, seré olvidada de esto y no se respetará los designios del Padre.

 

31. De ustedes va a depender que toda América tenga la Guadalupana y la devoción al Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios y se junten Norte y Sur.

 

32. El mundo deberá saber que está muy pronta la venida de mi Hijo.

 

33. Más vosotros daréis fe a esta verdad que os digo. Darán testimonio al mundo entero que mi Hijo está en camino y Yo, vuestra Madre, vengo a preparlo.

 

34. Yo soy la Correndentora.

 

35. La Iglesia está pasando por una horrorosa crisis de Fe.

 

36. Se os dijo que seréis perseguidos.

 

37. La Iglesia será perseguida.

 

38. Y la Iglesia, cierto os digo, también una parte de ella será la que más cruelmente trate a los verdaderos cristianos. Mas, no por eso perderéis la fe en la Iglesia verdadera, sino (Yo) he venido a daros la fuerza, el socorro y la paz.

 

DEBERES DE LOS MISIONEROS DE DIOS, APOSTOLES DE LOS ULTIMOS TIEMPOS

 

39. En primer lugar, quiero la unión de todos vosotros.

 

40. Os pido que seáis el ejemplo para vuestros hermanos, que visitéis con frecuencia el Santísimo y comulguéis a menudo.

 

41. Esto os pido: la Misa será los días señalados de guardar y fiestas (días de precepto). Pero si vosotros queréis ir frecuentemente, lo podéis hacer, porque esto agrada al Señor y apacigua la cólera.

 

42. La visita al Santísimo a lo menos una vez a la semana; ojalá sea todos los días, y el rezo de Rosario (sea) todos los días de vuestra vida.
Os pido, como Misioneros, la visita al Santísimo obligatoria y el rezo del Rosario, de igual manera la Misa y el amor a mi Hijo, y os pido todo esto con amor de Madre.

 

43. La Comunión reparadora que os dejé y el Rosario que es tan eficaz, un arma de combate contra los ángeles caídos y demonios.

 

44. Quiero que tengáis bien en claro cuánto Dios os ama y cuánto Yo os amo, y he dado en todos estos siglos un arma eficaz, el rezo del Santo Rosario y la devoción a mi Inmaculado Corazón.

 

45. Mas, con esto os di una Medalla Milagrosa en París, y luego, otra más (aquí en Peñablanca) que cumple lo, mismo que el escapulario. Pero vosotros no queréis entender.

 

46. También tienen la adoración al Santísimo y las Misas.

 

47. Haced sacrificios y penitencia para ayudar a la expiación de los pecadores y la pronta conversión de Rusia.
Y al fin mi Inmaculado Corazón triunfará.

 

48. Para alcanzar los designios de Dios, vosotros debéis de cumplir algunas normas que os daré:
Reconciliarse con el enemigo.
Amar y respetar a vuestros padres.
Meditar quince minutos el misterio del Rosario que cada día recéis.

 

49. Tendréis que rezar mucho por los pobres (pecadores), y por aquellas almas que más necesitan la misericordia del Eterno.

 

50. Tendréis que ofrecer muchos sacrificios por las almas.

 

51. El mundo deberá saber mis mensajes que he dado en La Salette, Banneux, Pontmain, Lourdes (Massabielle), Cova de Iría (Fátima), San Damiano, Garabandal, Peñablanca.

 

52. En La Salette, Fátima, he dicho los mensajes para el mundo, pero se ocultan, y espero que aquí en Chile no suceda lo mismo.

 

53. Tenéis el libre albedrío, pero Yo como Madre os pido y os suplico que atendáis a mis súplicas.

 

54. Cada Misionero tendrá un distintivo que Dios os dará y no se borrará jamás. El distintivo es: Confesión, Comunión y el Rosario.

 

55. Los Misioneros, hijos míos, deberán ser activos y tener la paz en vuestro corazón.

 

56. Quiero ardientemente deciros que mis Misioneros ayudarán a la conversión de muchas naciones, siempre y cuando tengáis vosotros la paz en vuestros corazones.

 

57. Podéis encontrar la paz por la naturaleza que os da Dios, sin destrucción ni codicia de ella misma.

 

58. Buscad la paz, amando a vuestro prójimo, al anciano, a vuestros padres, sin abandonarlos, y dad la enseñanza correcta a vuestros hijos.

 

59. Cada Misionero tendrá una gran misión que llevar al mundo,
con el Ejemplo.
la Valentía.
la Caridad.
el Amor al Prójimo.

 

60. Hijos míos, no vayáis a olvidar lo siguiente:
Usad el Escapulario que os di, las Medallas y todas aquellas gracias que os dejo en varias visitas que hago al mundo.

 

61. Mis Mensajes tendrán que darlos a conocer.
¿Cómo? dirán ustedes.
Es algo muy sencillo: tendrán una Revista llamada "Misioneros de Dios". En ella contarán sus cosas y los Mensajes.

 

62. La Revista "Misioneros de Dios" será de todos los Misioneros del mundo. Tendrá que ser en los siguientes idiomas: inglés, alemán, francés, portugués, italiano, español, ruso, chino, japonés, latín, hebreo, polaco, árabe y, sucesivamente, a medida que se vayan esparciendo los misioneros a través del mundo.

 

63. Tendréis un Hijo Predilecto (sacerdote), como vuestro guía espiritual. El estará con vosotros en cada región del mundo.

 

64. Tendréis que ir por todo el mundo predicando el camino del Señor.

 

65. Para ser Misionero no necesitais ser ricos ni pobres. No importa el nivel social de cada uno. Lo que importa es la hermandad.

 

66. Cuando haya en cualquier parte guerra o sosas horrorosas, tendréis que rezar mucho y ayudar a preparar el camino del Señor, ayudando al más necesitado.

 

67. Tendrán las Medallas que mandé acuñar.

 

68. Mis hijos serán de ambos sexos. Y pido que todos llevéis una ropa especial. Vosotros diréis, "el hábito no hace al monje". Pero, de cierto os digo que Dios ha dicho: "Tendréis que mirar vuestros corazones antes de poneros el hábito". Y eso lo quiero en este día.
Os pido una ropa especial, no para siempre, pero para ir a Misioneros os la pondréis:

 

69. Hombres: pantalones azules, jeans, camisa blanca, zapatillas blancas y chaleco celeste.

 

70. Mujeres: vestido blanco, chaleco celeste, zapatillas blancas o de otro color. Velo o pelo largo y medias color blanco.

 

71. Cuando no tengáis esa vestimenta, no importa que no la uséis; pero si la tenéis, usadla.

 

72. Cada grupo será de treinta personas solamente.

 

73. Tendrán reuniones en grupos. Aquéllas serán donde vosotros mismos escojáis. Nadie puede obligaros a ir donde vosotros no queráis, porque vosotros sois Misioneros de los Ultimos Tiempos.

 

74. Y ha llegado la hora en que laicos tengan que luchar por la verdad.

 

75. Seguid adelante y poned vuestro estandarte en el corazón de vosotros con este signo, "María Auxilium Cristianorum".

 

76. Tendréis una pequeña Capilla en cada región a que pertenezcáis.

 

77. Quien devotamente venga a Mí, tendrá mi auxilio y protección.

 

78. Y exijo y pido que todo integrante y grupo Misionero honre con el nombre de la Virgen María a su grupo. Un nombre que se relacione a la Virgen María. Lo he hecho para estos fines de tiempo (en los) que Satanás quiere destronarme de vuestro corazón y de la Iglesia.

 

79. Y quisiera ardientemente que aquéllos hagan un estandarte con el Nombre que habéis escogido.

 

80. Y Dios quiere que todas las naciones se consagren al Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios. Y ésta se renueve todos los años en la fecha señalada (12 de Mayo o 12 de junio).

 

GRACIAS DADAS POR LA VIRGEN A LOS MISIONEROS

 

81. El culto predilecto que Nuestro Señor quiere que se haga al Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios es el siguiente: Si rezáis el Rosario meditado, en honor de Vuestro Creador y de Vuestra Señora, María Madre del Socorro y Madre de los Afligidos, os daré las siguientes gracias:

 

82. En el tiempo que llegue vuestra hora, enviaré ante vosotros un Sacerdote para asistiros.

 

83. Os protegeré de toda maldad de este mundo.

 

84. Yo misma, a la hora de vuestra muerte, vendré a buscaros para presentar las ofrendas de rosas que habéis dado al Padre Eterno.

 

85 En caso de guerra, vuestra Patria protegeré bajo mi manto protector.

 

86 Si vosotros oráis ante mi Hijo cinco minutos, y recibís el Santo Sacramento con dignidad, os haré partícipes del Reino que Dios ha dado a vuestros padres.

 

87. Haced esto para poder así llevar rosas fragantes al Trono de mi Señor.

 

88. Estas Promesas os las hago aquí en Peñablanca ante vosotros.

 

89. Dios quiere que se me venere como el Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios.

 

90. Quien devotamente venga a mí tendrá mi auxilio y mi protección.

 

RITUAL DE LA PROMESA DE LOS MISIONEROS DE DIOS

 

91. Yo he venido a daros la fuerza, el socorro y la paz, por eso os pido que tengáis en vuestras corazones el verdadero sentir de ser mis Misioneros, luego que vosotros os consagréis como Misioneros en un acto solemne y jurando llevar fielmente, con vuestros actos, la Palabra, la verdadera Misión Cristiana.

 

92. En un tiempo no muy largo deberéis de hacer el juramento aquí en vuestro Santuario.

 

93. Un Hijo Predilecto (sacerdote) debe de hacer las preguntas y formular el verdadero espíritu de los Misioneros.

 

94. Aquéllos que estén levantando la mano ante Mí, desde hoy serán bendecidos y Misioneros.

 

95. Levantad los brazos y en estos momentos seréis Misioneros de Dios. Y estos rayos que lanzo a vosotros son fortaleza para vuestro espíritu.

 

96. Pregunta el sacerdote: ¿Queréis ser Misioneros de Dios? (Respuesta, levantando los brazos: Sí quiero).

 

97. Pregunta el sacerdote: Ustedes han alzado los brazos para la gran Misión de los Ultimos Tiempos. ¿Queréis renovar vuestro compromiso con La Llena de Gracia?
(Respuesta, con los brazos levantados: Sí, quiero).

 

98. Debéis rezar un Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria, y la Consagración del Misionero (Consagración al Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios, Dama Blanca de la Paz).

 

99. El sacerdote, con agua bendita y dando la bendición, deberá bendecir ese juramento que todos le han hecho a la Cruz que estará delante de ellos.

 

100. Con la mano en el pecho, proclamarán su fe al Altísimo (Credo), a la Eucaristía y ala Santa Madre Iglesia.

 

101. Se firmará un acta donde figure el nombre del grupo Misionero solamente. Se hará con el nombre y firma de un integrante que representará a todos los integrantes. Los integrantes, bajo esta firma, quedarán sumisos con el juramento y el deber que el reglamento tiene para vosotros.

 

102. Si lleváis este reglamento a práctica, no tendréis problemas en las misiones, ni en las palabras que en ellas diréis.

 

CONSAGRACION DEL MUNDO AL CORAZÓN INMACULADO DE LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS

Oh Corazón Inmaculado de la Encarnación del Hijo de Dios, Dama Blanca de la Paz, auxilio de los cristianos, madre del socorro y madre de los afligidos, postrados a tus pies, llegamos a ti, para consagrarte el mundo entero, del cual tú eres Reina y Señora. Te consagramos en primer lugar nuestras familias, para que vivas en nuestros hogares como madre verdadera y muy querida. Te consagramos nuestra patria, con todos los habitantes que son tus hijos. Queremos que reines en toda esta tierra, bendecida por el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios, comprometiéndonos a dar a conocer sin descanso, con nuestras palabras y con nuestras obras, el Evangelio de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo y predicar al mundo su segunda venida. Corazón Inmaculado de la Encarnación n del Hijo de Dios, de un modo especial, te consagramos: Rusia e Israel, implorando la misericordia divina por su pronta conversión. Israel tu patria y origen del cristianismo. Rusia para que tu corazón inmaculado al fin reine, aplastando la serpiente maldita, cuyas nefastas doctrinas han invadido la tierra. En fin, te consagramos el mundo entero para que todos los pueblos se unan como hermanos, bajo tu manto protector. Te pedimos que protejas a la Iglesia, y a nuestro Santo Padre el Papa y te prometemos que siguiendo su ejemplo, te diremos de hoy en adelante con toda el alma: "Todo tuyo maría", en un profundo y sincero afecto de conversión.
Invocando el Espiritu Santo, con la ayuda de nuestros Ángeles de la Guarda y en especial con San Miguel y el Angel Custodio de nuestra patria, renovamos las promesas de nuestro bautismo y te prometemos cumplir los mandamientos de Dios y de la Santa Madre Iglesia. Para eso te pedimos una Fe viva, una Esperanza profunda y una Caridad sin medida. Danos también, Madre querida una confianza alegre y una humildad verdadera, para vivir siempre con amor y valentía, y poder predicar que la Segunda Venida de tu Hijo esta muy próxima.
Demos gloria al Padre poderoso, a su Hijo Cristo el Señor, y al Espititu Santo que viven por los siglos de los siglos Amén.

SE RECITA EL PRIMER SABADO DEL MES

MAS INFORMACION:
http://www2.netexplora.com/damablanca

Index espanol 1