ETIKA E
1
-5LG1

LOS ÁNGELES

www.etika.com
11-9-2001

Fray Luis de Granada

Un solo Ángel mueve el Sol

Solamente en www.etika.com

+

Mas quč es toda la hermosura de este mundo visible comparada con la de el invisible? Quč es toda la hermosura de los cuerpos comparada con la de los Espiritus Angelicos, sino una estrella comparada con el Sol? Un Angel, dice el Evangelista S. Joan (Apoc. 19.), que viō en aquella su grande revelacion, con tan grande claridad, y hermosura, que lo iba ā adorar, si el Angel no se lo estorvāra.

 

Pues si tan grande es la hermosura, que excede todas las hermosuras visibles, qual serā aquella, que contiene tambičn en sė la de las invisibles? Esto se podrā en alguna manera entender, si consideramos la muchedumbre de los Angeles, y los grados, y orden de sus perfecciones.

 

En numero son tantos, que sobrepujan la muchedumbre de todas las especies criadas: de manera, que aunque no son infinitos, todavia son innumerables; porque nadie puede contarlos, sino solo aquel, que cuenta la muchedumbre de las estrellas, y llama ā cada una por su nombre. (Psal.146.)

 

Mas con ser tantos, estān de tal manera ordenados, que el segundo tiene todas las perfecciones del primero, y otra mas, con que diffiere de čl: como vemos en los grados, y Dignidades de la Iglesia, donde la Dignidad superior tiene todo lo de la inferior, y un grado mas, con que se differencia de ella.

 

Y de esta manera procede la Hierarchėa Ecclesiastica, comenzando dende las Ordenes menores, y procediendo por todos los grados Ecclesiasticos hasta el postrero, que es el Summo Pontifice.

 

Pues esta mesma orden, que ay en la Hierarchėa de la Iglesia militante, ay tambien en la triumphante: de manera, que el primer Choro es de los que communmente se llaman Angeles.

 

El segundo es de los Archangeles: los quales son en mayor numero que los Angeles; porque quanto son mas excelentes los Choros, tanto es mayor el numero de ellos.

 

Y por esta mesma orden avemos de subir por todos los nueve Choros, hasta llegar al postrero de los Seraphines, que mas vecino estā ā Dios, y mas distante del primer Angel: el qual tiene en sė solo las perfecciones, y virtudes de todos los otros Angeles, como vemos acā que el hombre tiene en sė las virtudes, y perfecciones essenciales de todos los otros animales, que son inferiores ā čl.

(Addiciones al Memorial de la Vida Christiana, tomo Quarto, Madrid, 1730, p. 232s.)

 

*

 

Mas no bastō, Seņor, ā vuestra Piedad emplear en nuestro servicio estas criaturas mas baxas, que estān acā; sino tambien occupais en esto aquellas mas altas, que estān sobre los Cielos, que son los Angeles: los quales tambien deputastes para nuestra utilidad, y remedio. Gran dignidad es por cierto, tener tales ayudadores, tales defensores, tales maestros, y tales medianeros. O si pudiesses včr, con quanta alegria acompaņan los que oran, y con quanto cuidado velan sobre los que pelean, y con quanta devocion presentan nuestras oraciones ā Dios: como estimarias en mas este beneficio.

(Addiciones al Memorial de la Vida Christiana, tomo Quarto, Madrid, 1730, p. 166)

 

*

 

O dichosa, y bienaventurada el anima, que con estas quatro virtudes acompaņa su oracion: que son confianza, humildad, perseverancia, y mortificacion de sus appetitos! Porque siempre alcanzarā del Seņor lo que le pidiere, y le hallarā todas las vezes que le buscāre. Y como los Apostoles rogaron por la Cananea, assi el Angel de la guarda rogarā por ella, y acabarā con el Seņor, que le otorgue su peticion.

 

Bernardo (Serm. 31. sup. Cant. ante med):

Muchas vezes me acaesce, que estando mi anima suspirando, y haziendo oracion sin cessar, y affligiendose con grandes deseos, aquel deseado, que assi se busca, aviendo piedad del anima, que le desea, le sale al camino: la qual con la experiencia de esta visitacion, y consolacion, dice con el Propheta (Thren.3.): Bueno eres, Seņor, para los que esperan en ti, y para el anima, que te busca: Mas el Angel, que es uno de los compaņeros del Esposo, y estā disputado por ministro, y testigo de esta secreta visitacion, y salutacion de ambos, como se alegra? Como se deleyta con la tal anima? y como bolviendose al Seņor, le dice: Gracias te doy, Seņor de la Magestad, porque le cumpliste el deseo de su corazon. Y bolviendose al anima, nunca cessa de solicitarla con secretos movimientos, diciendole (Psal. 36.): Alegrate en el Seņor, y čl cumplirā las peticiones de tu corazon.

Item (Ibidem.): Espera en el Seņor, y guarda sus caminos: (Abac.2.) y si se tardare, esperale, porque viniendo, vendrā, y no tardarā. Y bolviendose otra vez al Seņor, le ruega por el anima, diciendole: Assi como el ciervo desea las fuentes de las aguas, assi esta desea ā ti, Seņor. Esta anima te deseō en la noche, y su espiritu con todas sus entraņas verlō por la maņana ā ti. Mira, Seņor, que todo el dia tiene sus manos estendidas ā ti. Despidela, Seņor, misericordiosamente; porque clama en pōs de ti (Matth. 15).

Fiel intercessor por cierto, que sabiendo el Amor de ambas las partes, sin tener zelo de esto, no busca su gloria, sino la de su Seņor: entreviniendo fielmente entre la amada, y el amado, offreciendo deseos, y trayendo dones: despertando ā ella, y aplacando ā čl.

Y algunas vezes (aunque pocas) los viene ā carear, y representar uno ā otro, ō recibiendo ā ella, ō trayendo ā čl. Porque como es domestico, y conoscido en el Palacio, no teme que le cierren la puerta: y cada dia vee la cara del Padre.

Hasta aqui son palabras de S. Bernardo.

(Addiciones al Memorial de la Vida Christiana, tomo Quarto, Madrid, 1730, p. 449ss.)

 

*

 

Este es el dia, en que cantan los Angeles por la conversion del peccador: y se alegra la piadosa Muger con la pieza de oro hallada : y hace fiesta el buen Pastor por la oveja cobrada : y lloran los demonios por la presa robada. Este es el dia, en que el Padre Eterno recibe al hombre por hijo, y el Hijo por hermano, y el Espiritu Sancto por su Templo, y los Angeles por compaņero, y toda la Corte del Cielo por Ciudadano. Pues si los Angeles cantan en este dia, como callarā mi boca? Como se enmudecerā mi lengua?

(Addiciones al Memorial de la Vida Christiana, tomo Quarto, Madrid, 1730, p. 195)

 

*

 

Sobre el hombre ponemos al Angel: que tiene mas alto entendimiento, y es substancia espiritual, apartada de toda materia. Y entre essos mismos Angeles ay orden:porque unos son de mas noble, y perfecta naturaleza que otros: y siguiendo la sentencia de Sancto Thomās (que es muy conforme ā la doctrina de Aristoteles) no ay dos Angeles de igual perfeccion, con ser ellos innumerables: sino siempre uno es essencialmente mas perfecto que otro.

(La Introducciķn del Symbolo de la Fe, Madrid 1730, Primera Parte, p. 28)

 

... Pues es de saber, que la naturaleza del Angel (segun la opinion del mismo Sancto Doctor) es ser invariable en lo que una vez se determina. Porque assi como luego de primera instancia entiende todo lo que puede entender: assi tambien estā fixo, y constante en la primera voluntad, en que se determinō. Mas el hombre no es assi, sino de naturaleza mudable, y vertible: porque assi como entiende oy una cosa, y maņana otra contraria: assi oy tiene una determinacion, y maņana otra: oy propone una cosa, y maņana se arrepiente de ella, y propone otra. Y assi el hombre segun su naturaleza es capāz de arrepentimiento, y penitencia, lo que no es el Angel. Y por esso la enfermedad de el hombre fue capāz de remedio, y medicina, y no la del Angel. Con esto tambien se junta, que si el Angel cayō, fue por su propria, y sola voluntad, sin que nadie le tentasse, ni solicitasse al mal: pero el hombre, quando peccō, fue provocado, y solicitado por su adversario ... (p. 830)

 

... si el Angel cayō, cayō por su proprio peccado, que čl por sė mismo cometiō, sin que el peccado ageno le perjudicasse.

(La Introducciķn del Symbolo de la Fe, Madrid 1730, Parte Tercera, p. 831)

 

*

 

Del Sol:

Y sobre esta maravilla ay otra no menor: y es, que un solo Angel es, el que aplicando su virtud ā esta tan grande machina del noveno Cielo, la mueve dende el principio del mundo hasta oy sin cessar, y sin cansar, y sin revezarse otro en este officio: y esto con tan grande compās, que despues que el Criador le entregō este cargo hasta oy, no perdiō un solo punto de este compās, ni por este cuidado pierde un punto de la gloria, que goza, viendo la faz de su Criador.

Y por razon de este compās aciertan los Astrologos muchos aņos antes los eclipsis de Sol, y de la Luna, por ser tan regular, y tan infalible este movimientro. Pues qual es el Poder, que ā una criatura diō tal poder? Quien no se  humillarā, y prostrarā, y se harā un gusarapillo delante de tan grande Magestad?  Quien tendrā ossadėa para offender un tan poderoso Monarcha, y Seņor de Cielos, y tierra? Quien no verā, con quanta razōn dixo aquel Angel en persona de Dios (Iudic.13.): Por quč preguntas por mi nombre, que es admirable?

(La Introducciķn del Symbolo de la Fe, Madrid 1730, Primera Parte, p. 362)

 

Index espanol 1