ETIKA E

AMOR DE DIOS

http://www.etika.com
28-4-2000

10GL113

Guardia del corazon: Escusar todas las visitaciones y cumplimientos de mundo

Luis de Granada:Addiciones al Memorial de la Vida Christiana, Tomo Quarto, Madrid 1730, p. 109ss.

Addiciones al Memorial de la Vida Christiana, Tomo Quarto.
Compuesto per el V.P.M. Fr. Luis de Granada del Orden de Predicadores. Madrid, M.DCC.XXX., Cap. XIII.
De la pureza, y guardia del corazon

Tras de la pureza de la intencion se sigue la pureza, y guarda del corazon: que es el principal medio, que señalan los Sanctos para alcanzar el Amor de Dios.

A esta pureza, principalmente pertenece, limpiar el anima de todo genero de peccados, y de todas las occasiones, y raìzes de ellos.: que son, amor desordenado de sì mesmos, propria voluntad, passiones, y malas inclinaciones : de lo qual todo se tratò en el principio de este libro.

Mas à esta primera pureza, que es como essencial, se añade otra como accidental, aunque tambien necessaria para este proposito: que es pureza, no solo de todos los peccados, sino tambien de todos los cuidados demasiados, y de todas las affecciones, y pensamientos terrenos.

Porque de todo esto ha de estàr vacìo, y limpio el corazon, que ha de estàr lleno de Dios.

Porque como nuestro entendimiento sea tan limitado, que no pueda en un mesmo instante entender muchas cosas juntas (como haze el entendimiento Divino) necessaria cosa es, que si querèmos que en todo tiempo estè occupado en Dios, le vaciemos de todo lo que no es Dios, ò por Dios.

Y pues en la tierra, que sembramos trigo, no sembramos en medio otra semilla (porque no ahogue la una à la otra) assi en el corazon, donde querèmos que more siempre Dios, no avemos de consentir, que caiga otra semilla fuera de Dios.

Haga cuenta, que èl es un Templo vivo de Dios (como à la verdad lo es) y de la manera que este lugar està cerrado à todos los tratos, y negocios terrenos, y prophanos (por ser lugar diputado para Dios) assi piense tambien que lo es su corazon.

Porque con este presupuesto estarà el mas limpio, y mas guardado. Para lo qual conviene primeramente poner guarda en todos los sentidos.

Porque assi como los que quieren guardar una casa, ò una viña, ponen guardas en todas las puertas, y entraderos de ella : assi los que quieren guardar su anima limpia de todos los pensamientos, y figuras terrenas, deben poner diligente guarda en todas estas puertas : porque por aqui suelen entrar todas estas imagines, y figuras: pues es comun sentencia de Philosophos, que ninguna cosa ay en el entendimiento, que no aya entrado primero por las puertas de estos sentidos.

Y por esto, quando quiso Dios hablar con Moysen en el monte Sìnaì, cubriò primero todo aquel lugar con una niebla muy espesa, donde los ojos del Propheta ninguna cosa veìan : y entrando èl en esta niebla, se puso à hablar con Dios.

Por tanto el que quisiere alcanzar la perfecta pureza del corazon, assiente consigo esta ley general : que no tenga ojos, ni oìdos, ni lengua, mas que para solo Dios, y para las cosas de su servicio : y trabaje por dàr de mano à todo aquello, que para esto no le sirve.

Y quando alguna vez le fuere necessario oìr, ò tratar cosas del mundo, oyalas (como dicen) à media rienda, sin dexar pegar el corazon à ellas, porque no se le impriman las imagines de ellas, y despues se le pongan delante, quando quisiere tratar con Dios.

Y si esto le parece mucho, acuerdese, que siempre han de ser mayores los propositos, y los deseos, que las obras: y por tanto el proposito ha de ser este, y la obra llegue donde mas pudiere.

Ni aun es esto tan impossible, que no ayamos visto algunas personas, que teniendo el apetito muy vivo para las cosas de Dios, lo tenian tan mortificado à las del mundo, que oyendo hablar de ellas, se dormian de la manera que otros se duermen, en oyendo predicar, ò hablar de Dios.

Y aun otros avemos visto, cuyos corazones estaban tan affixados en Dios con los clavos de la Charidad, que les era menester hazerse fuerza para desviar el corazon de esta suavidad Celestial, y aplicarlo à oìr, y tratar negocios humanos.

Mas aqui es mucho de notar, que esta guarda, y recogimiento del corazon, à los principios no se puede conservar sin grande fuerza, y trabajo.

Porque la imaginacion (que como bestia salvage està acostumbrada à correr, y andar por donde quiere) no puede tan presto domesticarse, y reconocer un lugar, y pesebre cierto, adonde huelgue de estàr, hasta habituarse à esto.

Por lo qual conviene mucho (como aconseja S. Dionisio) prender con una fuerte cadena nuestros sentidos, y pensamientos, para que no anden valdìos por dò quisieren, y mucho menos por los vedados : afferrandola fuertemente con duros clàvos, y prisiones, al pie de la Cruz.

Mas porque de esta materia està yà en parte dicho algo, al presente no harè mas de advertir, que para esta soledad, y recogimiento interior, ayuda mucho la exterior, procurando el hombre escusar (quanto le sea possible) todas las conversaciones, visitaciones, platicas, y cumplimientos de mundo (quando no fueren por Dios) donde se pierde tanto tiempo, y donde tantas vezes se desmanda la lengua, y el anima buelve à casa llena de tantas imagines, y figuras, que quando quiere recogerse, no puede sino con trabajo, y difficultad: assi viene à quexarse con el Propheta, diciendo : que no hallaba su corazon, quando lo buscaba. (Psal. 19.)

Ni debe hazer mucho caso de algunas quexas humanas, que sobre esto puede aver: porque si à esto miramos, toda la vida se nos irà en visitaciones, y cumplimientos : y assi nunca tendrèmos tiempo para lo que mas importa.

- - - - Retour Index espanol - - - - Retour ETIKA Start - - - - -