ETIKA E

MEDITACIONES

http://www.etika.com
12.10.1997

10M7A

Domingo por la mañana

Fray Luis de Granada: Libro de la oración y de la meditación

LA GLORIOSA RESURRECCIÓN.
La bajada del Señor al Limbo y la Resurrección del Sagrada Cuerpo,
el aparecimiento a Nuestra Señora y después a la Magdalena y a los discípulos

Este es el día que hizo el Señor: gocémonos y alegrémonos en El. En este día acabó la más excelente de sus obras, que fue la obra de nuestra redención.

Así como el Salvador tomó por medio el morir para librarnos de la muerte, así también el descender al infierno para librar a los suyos de él. Allí estaban recogidas todas las almas de los justos, que desde el principio del mundo hasta aquella hora habían salido de esta vida. Estaban allí gimiendo y suspirando por este día. No se puede con palabras explicar la alegría de estos padres: mas mucho mayor era, sin comparación, la que el Salvador tenía, viendo tanta muchedumbre de almas remediadas por su pasión.

El Señor resucita del sepulcro, como primogénito de los muertos y figura de nuestra resurreción. Fil 3,20: Nuestra ciudadanía en los cielos está, desde donde también aguardamos un Salvador, el Señor Jesucristo, 21 el cual transfigurará nuestre cuerpo de bajeza, hecho según el talle de su cuerpo de gloria, según su poderosa acción, capaz aún de subyugar a sí todas las cosas.

Vuestra Madre padeció con Vos, Señor, viéndoos padecer en la cruz; Ella fue crucificado con Vos, justo es que también resucite con Vos. Sentencia es de vuestro Apóstol que los que fueron compañeros de vuestras penas también lo han de ser de vuestra gloria.

¡Oh, Virgen bienaventurada, bástate solo este bien! ¡Bástate que tu Hijo sea vivo, y que le tengas delante, para que no tengas más que desear! ¡Oh, Señor, cómo sabes consolar a los que padecen por Ti! No parece ya grande aquella primera pena en comparación con esta alegria.

 

10M7B

Domingo por la noche

Fray Luis de Granada: Libro de la oración y de la meditación

Este día pensarás en LOS BENEFICIOS DIVINOS para dar gracias al Señor por ellos, y para encenderte más en el amor de quien tanto bien te hizo, y sentir más las ofensas hechas contra tan piadoso Bienhechor.

Todos beneficios se pueden reducir a cinco maneras: al beneficio de la creación, conservación, redención y vocación, y a los beneficios ocultos que cada uno tendrá en sí recibidos. Considera lo que eras antes que fueses criado. Fuiste ab aeterno nada, estando en las tinieblas y en el abismo tan profundo del no ser. Dios te dió ante todo merecimiento ese cuerpo con todos tus miembros y sentidos, y esa tan excelente ánima, criada a su imagen y semejanza para un tan alto fin como es gozar de Dios, con aquellas tres tan nobles potencias, que son: entendimiento, memoria y voluntad.

- Todas cuantas criaturas hay en el mundo son parte del beneficio de la conservación. De manera que tuyo es el cielo, la tierra, el sol, la luna, las estrellas, el mar, los árboles y todas las cosas; pues todas ellas están dedicadas a tu servicio. A todo el mundo ocupó en tu servicio para que tú te ocupases en el suyo. Hasta los mismos ángeles del cielo diputó para tu guardia y amparo. Considera con esto la salud que te da, las fuerzas, la vida, el mantenimiento, con todos los tros socorros temporales. No vivirías un punto, ni darías un paso si no fuese por El.

Pondera mucho las miserias y desastres en que cada día ves caer los otros hombres, en los cuales pudieras tú también haber caído si Dios por su piedad no te hubiera preservado. A uno ves tullido, a otro ciego, a otro manco, a otro perniquebrado, a otro con dolores de la piedra o de la gota, o con otros males semejantes; porque en hecho de verdad no es otra cosa este mundo sino un piélago de infinitos trabajos, apenas hallarás casa en toda esta tierra donde no haya su gemido y dolor. Pues dime tú ahora: ¿Quién te dió a tí esta bula de excepción? ¿No eres tú hombre como todos, y pecador como todos? Pues si todos estos males vienen, o por parte de la naturaleza, o por parte de la culpa, habiendo en tí las mismas causas, ¿cómo no hay los mismos efectos? Pues ¿quién detuvo las corrientes de las aguas, para que tú no perecieses en este común diluvio, sino solo la divina gracia? Pues echada bien esta cuenta, hallarás que todos los males del mundo son beneficios tuyos, y que por cada uno de ellos debes especial agradecimiento y amor, pues de todos ellos te ha librado este Señor.

Oración:

Esta sea toda mi consolación, estar siempre crucificado contigo; y esta toda mi aflicción, pensar otra cosa fuera de Tí. Mira, Dios mío, el precio por que me compraste, y no permitas que un tan precioso tesoro haya sido derramado en balde por mí, ni que yo sea como el hijo abortivo, al cual pare su madre con grande dolor y él no goza del fruto de la vida.

 

- - - - Retour Index espanol - - - - Retour ETIKA Start - - - - -