ETIKA E

TESOROS EN EL CIELO 

www.etika.com
5-2-2000

11J2

15 ORACIONES DICTADAS POR JESÚS A SANTA BRÍGIDA

AIHS/D.A.U.T. Con aprobación eclesiastica y la bendición del Papa Pío IX

 

1a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, eterna dulzura de todos los que te aman, alegría que sobrepasa toda alegría y deseo, salvación y amor de todos los pecadores, que has manifestado que era tu mayor contento permanecer en medio de los hombres, hasta el punto de haber tomado por amor nuestro la naturaleza humana! Acuérdate de todos los sufrimientos que has soportado desde el primer momento de tu concepción y, sobre todo durante tu sagrada pasión, según fué ello decretado y ordenado desde la eternidad en la mente de Dios. Acuérdate del dolor y amargura que sentiste en tu alma, tal y como tu mismo lo manifestaste diciendo: "Mi alma está triste hasta la muerte"; y como cuando, en la última Cena que celebraste con tus discípulos alimentándolos con tu Cuerpo y tu Sangre, y lavándoles los piés y consolándoles amorosamente, terminaste por anunciarles tu inminente pasión.

Acuérdate del temblor, de la angustia y del dolor que atormentó tu Santísimo Cuerpo antes de ir al patíbulo de la Cruz, y de cuando, después de haber orado tres veces al Padre y de estar cubierto con sudor de sangre, te viste traicionado por uno de tus apóstoles, apresado por tu pueblo elegido, acusado por falsos testigos, vilipendiado e inicuamente condenado a muerte por tres jueces en las comenzadas solemnidades de la Pascua, traicionado, burlado, escupido, despejado de las vestiduras, abofeteado, vendado los ojos, amarrado a la columna, fragelado y coronado de espinas. Por la memoria que guardo de estas tus penas, ruégote me concedas, dulce Jesús mio llegue a tener yo antes de mi muerte, sentimientos de verdadera contricción, y que haga una sincera confesión y obtenga la remisión de todos mis pecados. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

2a ORACIÓN

ĦOh Jesús, verdadero júbilo de los ángeles y paraiso de delicias! Acuérdate de la espantosa tristeza que te embargó cuando tus enemigos te rodearon como leones enfurecidos, y te atormentaron con injurias, salivazos, bofetadas, arañazos, y otras inauditas impiedades, afligiéndosete además con descarados insultos, feroces golpes y durísimos malos tratos. Yo te suplico que, en virtud de estas ofensas sufridas por nuestro amor, te dignes librarme de mis enemigos visibles e invisibles, y concedernos que, bajo la sombra de tu protección encontremos la salud eterna. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

3a ORACIÓN

ĦOh Verbo encarnado, omnipotente Creador del mundo, que en tu inmensidad incomprensible puedes encerrar el universo en un puño! Acuérdate del intenso dolor con que fuiste torturado cuando tus santísimas manos fueron perforados con gruesos clavos en el leño de la Cruz. ĦOh, que tormento padeciste, Jesús mío, cuando los pérfidos crucificadores dislocaron tus miembros y rompieron las coyunturas de tus huesos, al estirar tu Cuerpo de todos lados! Te suplico, por la recordación de estas penas sufridas por Tí en tu crucifixión, hagas que yo te ame y tema hasta el fin de mi vida. AMÉN.

Oh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

4a ORACIÓN

ĦOh Jesús, Médico celeste! Acuérdate de que, en tus ya lacerados miembros, se te volvió a renovar el suplicio de tus dolores, cuando fué colocada verticalmente la Cruz. Desde los piés hasta la cabeza ninguna parte de tu cuerpo quedó exenta de padecimientos; pero no por eso dejaste de orar al Padre misericordiosamente, sino que lo invocaste a favor de tus enemigos diciendo: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Por esta inmensa caridad y misericordia, y en atención a que evocamos tus trabajos y tus penas, haz que el recuerdo de tu muy dolorosa Pasión obre en nosotros una perfecta contricción y la remisión de todos nuestros pecados. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

5a ORACIÓN

ĦOh Jesús, espejo de eterna claridad! Acuérdate de la angustia que experimentaste, cuando, tras ver con tu ciencia divina el número de aquellos elegidos que se habrían de salvar por los méritos de tu sagrada Pasión, supiste, sin embargo, al mismo tiempo que a muchas otras personas no les habrían de servir tus sufrimientos, y que, por su mala voluntad, serían objeto de eterna condenación. Pues bién, por tu insondable misericordia y la que usaste enseguida con el Buén Ladrón al decirle: "Hoy estarás conmigo en el Paraiso", ruégote, oh clementísimo Jesús, seas siempre misericordioso con nosotros hasta el día de nuestra muerte. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

6a ORACIÓN

ĦOh Jesús, Rey amable y todopoderoso! Acuérdate del gran desconsuelo que contristó tu corazón, cuando desnudándosete y siendo tratado como un malhechor, fuiste clavado y elevado en la Cruz, sin haber nadie, entre tantos amigos y conocidos de los que estaban a tu alrededor, que te consolase con dulces palabras y ademanes, excepto tu amantísima Madre, a la cual encomendaste al discípulo predilecto, diciendo: "Mujer, he ahí a tu hijo"; y al discípulo: "He ahí a tu Madre". Recuerda todo esto, benignísimo Jesús, pues, te suplico lleno de fe que, en vista de aquél dolor desmensurado que entonces traspasó tu alma que, te compadezcas de mí en las desolaciones y cruces de la vida, tanto de cuerpo como de espíritu, dignándote ofrecernos gozosa consolación y generosa ayuda en las pruebas y adversidades. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

7a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, fuente de dulzura inextinguible!, que movido de íntimo sentimiento de amor, dijiste en la Cruz: "Tengo sed", es decir: "Deseo intensamente la salud del género humano". ĦPor este tu infinito amor te pedimos enciendas en nosotros el deseo de obrar perfectamente, apagando del todo los estímulos de la concupiscéncia pecaminosa y el atractivo de los placeres mundanos! AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

8a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, imán de corazones y suavidad de las almas! En virtud de la amarga hiel y de la acritud del vinagre que probaste por nosotros en la Cruz, ten a bién dispensarnos a nosotros pecadores aquellas oportunas gracias y providencias especiales mediante las que, en todo tiempo, pero sobre todo en nuestra salida de este mundo, tengamos la dicha de alimentarnos, no indignamente, sino con las mejores disposiciones, de tu Cuerpo y de tu Sangre para nuestro remedio y reconfortadora alegría. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

9a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, descanso y regocijo de nuestro corazón! Acuérdate de la pesadumbre y aficción angustiosa que te acongojaron cuando, por causa de tu estado agónico en la Cruz, y por las palabras blasfemas de tus enemigos, clamaste al Padre diciendo: "Eloi, eloi, lamma sabactani?", esto es: "Dios mío, Dios mío, żpor qué me has abandonado?" Pídote, por ello, Señor mío y Dios mío, tengas compasión de mí y no me desampares en la hora de mi entrada en la eternidad. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

10a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, principio y fin de nuestro amor, que quisiste ser atribulado con un mar de sufrimientos! Ruégote por los méritos de tus azotes, cardenales, y hondas heridas de clavos y espinas, te dignes enseñarme a obrar con verdadera caridad guardando tus mandamientos. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

11a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, profundo abismo de piedad y misericordia! Te pido por las cruentas laceraciones que traspasaron tus carnes y lastimaron tus huesos, me seas propicio en cuanto que recupere yo pronto tu gracia, cuando mi alma estuviere sumergida en el pecado, moviéndote además a esconderme espiritualmente dentro de esas tus santas Lllagas. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

12a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, espejo de verdad y signo de unidad y de amor! Acuérdate de lo muy vulnerado que fué tu sagrada Cuerpo con tantos estigmas dolorosos, al ser brutalmente atormentado por los crueles verdugos, que motivaron fueras "bañado" por tu preciosísima Sangre. Graba, por favor, con esta misma Sangre tus Llagas en mi corazón, a fin de que, en la meditación acerca de tus penas y de tu amor, brote cada día en mi alma una mayor ternura hacia Tí por tus sufrimientos, vaya en aumento mi caridad, y persevere yo continuamente en expresarte las más rendidas gracias hasta el último aliento de mi vida, es decir, hasta que yo llegue hasta Tí para tu Gloria, pero entonces ya colmado de todos los bienes y de todos los méritos que te dignaste granjearme con el tesoro de tu Pasión salvadora. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

13a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, Rey invencible y eterno! Acuérdate de aquel dolor que enormemente te afligió cuando agotadas ya todas tus fuerzas de Cuerpo y Alma, e inclinando la cabeza, exclamaste: "ĦTodo se ha cumplido!" En vista de ello te ruego que, por lo que nos mereciste en esa tu situación angustiosa, tengas misericordia de nosotros en la última hora de nuestra partida de este mundo, al ser turbada el alma con las señales, temores, quebrantos y dolores propios de la agonía y del desenlace final. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

14a ORACIÓN

ĦOh Señor mío Jesucristo, Unigénito del Altísimo, esplendor e imagen de su substancia! Acuérdate de aquellas tus últimas palabras con que humildemente te encomendaste al Eterno Padre, diciendo: "Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu", y de cuando después, reclinando tu cabeza y manteniendo abiertas las entrañas de tu misericordia para rescatarnos, exhalaste el último suspiro. Por esa preciosísima muerte, implórote, Rey de los Santos, que me hagas fuerte para resistir al demonio, al mundo y a la carne, de manera que muerto yo a lo terreno, viva solamente para Tí, y Tú recibas, en mi postrer instante, muy bién preparada mi alma, la cual, después de largo destierro y peregrinaje, ansía retornar a Tí. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

15a ORACIÓN

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, verdadera y fecunda vida! Acuérdate de la Sangre que derramaste todavía abundantemente, cuando, después de tu expiración, y teniendo el rostro cabizbajo en la Cruz, el soldado Longinos te abrió el costado con su lanza, brotando entonces de él tus últimas gotas de Sangre y Agua. Por esa pacientísima Pasión y Muerte, infunde, Ħoh dulcísimo Jesús!, una gran compunción en mi corazón, para que, de día y de noche vierta yo lágrimas de penitencia y de amor. Conviérteme tan de veras a Tí, que mores perpétuamente en mi alma y te sea agradable mi oración, de modo que yo merezca ser recibido oportunamente en tu Reino, donde te alabe y bendiga con todos los Santos por los siglos de los siglos. AMÉN.

ĦOh dulcísimo Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros pecadores!
PADRE NUESTRO - AVEMARÍA - GLORIA

DEPRECACIÓN FINAL

ĦOh Señor mío Jesucristo, Hijo de Dios Vivo! Dígnate aceptar este ejercicio con aquel grande y salvífico amor con que aceptaste y sufriste para redimirnos todas las Llagas de tu Santísimo Cuerpo; ten misericordia de nosotros y de todos los seres racionales, vivos y difuntos, capaces de salvación; y concédenos benignamente tu gracia, la remisión de todas las culpas y penas, y la oportuna vida eterna. AMÉN.

*

PRIVILEGIOS OTORGADOS POR CRISTO A ESTA DEVOCIÓN

  1. Redimirá del Purgatorio a 15 almas de sus parientes.
  2. 15 piadosos parientes suyos serán tenidos en gracia (preservados de cometer ningún pecado mortal).
  3. 15 pecadores parientes suyos serán convertidos.
  4. Las personas que las reciten alcanzarán la gracia divina (morirán en gracia de Dios).
  5. 15 días antes de su muerte le daré mi Cuerpo divino para librarle del hambre eterna, y mi Preciosísima Sangre para saciarle su eterna sed.
  6. 15 días antes de su muerte tendrá una amarga contricción y conocimiento de todos sus pecados.
  7. Pondré delante de él el signo de mi victoriosa Cruz, para su socorro y defensa contra las acometidas de sus enemigos.
  8. Antes de su muerte vendré con mi queridísima y amantísima Madre.
  9. Recibiré benignamente su alma y la llevaré al gozo eterno. (Que equivale a librarla de ir al Purgatorio).
  10. Al llegar su último aliento de vida beberá el agua de la fuente de mi perdón (- Perdón de toda pena que, de otro modo hubiera merecido satisfacer en el Purgatorio -).
  11. Quién haya vivido 30 años en pecado mortal y rece devotamente o se proponga rezar estas oraciones el Señor le perdonará - oportunamente - todos sus pecados (concediéndole la gracia de convertirse o de hacer una buena y oportuna confesión).
  12. Yo le defenderé de las malas tentaciones (de modo que venza los mil obstáculos que se oponen a su eterna salvación).
  13. Le conservaré y guardaré sus cinco sentidos. (Al menos por todo el tiempo que sea necesario para conseguir todas estas ventajas espirituales).
  14. Le preservaré de la muerte repentina (excepto quizás en casos en que morir de pronto en óptimas circunstancias, sea una gracia mayor).
  15. Libraré su alma de las penas eternas.
  16. Su vida se prolongará. (Quizás por varias decenas de años para que el alma pueda realizar más buenas obras y aumentar así mucho su futura gloria en el Cielo).
  17. Obtendrá todo lo que pida a Dios y a la Santísima Virgen. (Siempre que ello sea conveniente a la eterna salvación y a un mayor provecho del alma).
  18. Cada vez que alguien rece estas Oraciones, lucrará 100 días de indulgencias.
  19. Irá a engrosar el Coro de los Ángeles.
  20. El que las enseñe a otro tendrá siempre alegría y protección.
  21. Allí, donde ahora sean y hayan de ser luego recitadas estas Oraciones, Dios estará presente con su gracia.

EXPLICACIÓN

ESTAS 15 ORACIONES DEBERÁN DE REZARSE MEDITÁNDOLAS DE UN CRUCIFIJO O DE ALGÚN CUADRO O ESTAMPA DE LA SANTA FAZ DEL SEÑOR, AL MENOS DURANTE 365 DÍAS SEGUIDOS.

- - - - Retour Index espanol - - - -Texto alemán - - - Retour ETIKA Start - - - - -